Prisma empresarial

Recuperación económica, hasta revertir la caída de -8.5% en 2020

*Para agosto las cifras reales de pobreza

*Club Campestre de Tijuana, revés para Bonilla * Peso-dólar

Por Gerardo Flores Ledesma

EL GOBIERNO federal sonó el bombo y platillo hace unos días por el indicador oportuno de la actividad económica que fijó en 24.8% el avance de mayo pasado y muchos empezaron a hablar de recuperación, pero debemos subrayar, otra vez, que sólo es un rebote ante la caída tan abismal que tuvimos en 2020.

El dato, aunque importante, de ningún modo supone recuperación, esa fase comenzará cuando hayamos salido del hoyo de -8.5% en el cual caímos el año pasado y que derivó en más de 15 millones de desempleados, más de 1.5 millones de negocios cerrados, más de 10 millones de nuevos pobres, y el debilitamiento del ingreso-gasto de las familias mexicanas.

El INEGI, que con su modelo de nowcast logra mayor precisión, velocidad y confiabilidad en la obtención y cálculo de datos y cifras, señaló que la economía probablemente creció a una tasa anual de 24.8%, lo que implica un avance mensual de 0.6%, después de un aumento de 0.3% el mes previo.

Pero, como dice el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), aunque esta evolución mensual no deja de ser favorable, la fuerza con que avanza la economía está aún lejos de lo deseado, y ejemplifica: Si la comparación se hace respecto al mes previo a la pandemia, la actividad económica es 0.4% menor y se mantiene 1.3% por debajo del nivel de cierre del 2018.

*****

EN AGOSTO próximo se darán a conocer las cifras reales de pobreza en México, pero ya nadie puede negar que el ejército de paupérrimos se desbordó. Hay quienes consideran que entre 12 y 15 millones de compatriotas cayeron al rango de familias y personas que no tienen lo suficiente para comer, educarse, vestirse, atenderse médicamente y mucho menos divertirse.

Para muestra un botón, la Encuesta de Seguimiento de los Efectos del COVID-19 en el bienestar de los hogares mexicanos (ENCOVID) del Instituto de Investigación para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE), subraya que a marzo del presente año 54% de la población estaba en situación de pobreza, 12 puntos porcentuales por arriba de su nivel en 2018.

Lo anterior indica que 10.6 millones de personas más mostraron algún tipo de pobreza.

Otros cálculos nos revelan que la población en pobreza extrema se duplicó al pasar de 7% de la población en 2018 a 15% en marzo del 2021, es decir, 14.6 millones de personas más en esta situación.

La población en pobreza por ingresos pasó de representar 49% en 2018 a 63% en marzo del 2021, debido a la falta de apoyos a la población durante la pandemia.

El impacto de la crisis sanitaria ha sido mucho más fuerte en la población de menores ingresos, ampliando la brecha de ingreso entre ricos y pobres.

La ENCOVID muestra que en marzo de este año 64% de los hogares señaló que sus ingresos eran menores a los que tenían antes de la pandemia, pero en los hogares de menor nivel socioeconómico el porcentaje fue de 70%, en tanto que en los de nivel medio fue 66% y en los de alto 53%.

El aparente aumento de la pobreza se relaciona, indudablemente, con una situación precaria del mercado laboral que no cede y aunque la cifra de empleos ha crecido después del fuerte descenso del 2020 como consecuencia del confinamiento, la recuperación de sus niveles es aún insuficiente para recobrar la situación previa.

En lamentable que 2.8 millones de personas que trabajaban en marzo de 2020 no tenían empleo en abril de 2021, y que el porcentaje de ocupados que percibe hasta dos salarios mínimos paso de 58.4% en el primer trimestre del 2020 a 61.3% en el mismo lapso de este año, mientras que el porcentaje de quienes ganan más de dos salarios mínimos se redujo de 25.0% a 21.5% en el mismo periodo.

Está claro que los pobres en México ahora son más que en 2018. Las cifras de agosto así lo demostrarán.

Mientras tanto, flota en el aire si es correcto que muchos estiren la mano para comer y agradecer tanta bonhomía gubernamental y tan noble gesto de beneficencia pública, o que se demanden trabajos bien pagados para crecer y recuperar lo perdido, aunque se les acuse de aspiracionistas.

Ahí les dejo la conseja, la moraleja, la frase pues: La pobreza también se está aplanando. Al rato todos seremos menesterosos.

*****

JAIME BONILLA, gobernador de Baja California, ya no quiere queso sino salir de la ratonera. El innombrable mandatario ha sufrido varios reveses a unos meses de abandonar el poder del cual abusó, sin medir las consecuencias. El primero de ellos es el desdén que le tiene el presidente López Obrador; el segundo, el desligue absoluto que le dispensa la gobernadora electa Marina del Pilar Ávila, a quien siempre trató con desprecio y descortesía, y el tercero es el disgusto que le causó la suspensión definitiva que otorgó un juez federal al Club Campestre de Tijuana ante la pretensión de expropiación que quería decretar, y que sólo dejó al descubierto sus venganzas personales y la nula intención de utilidad pública que decretó el abril pasado… LA PARIDAD peso-dólar empieza a preocupar, ante la posibilidad de que la FED aumente sus tasas de interés y se frene la fortaleza de la moneda mexicana que toda la semana pasada se depreció hasta alcanzar un retroceso semanal de 70.7 centavos. El peso mexicano acumuló seis sesiones consecutivas de baja en su valor frente al dólar, con una pérdida acumulada de 4.50%, lo que marcó un cambio de tendencia al alza y que anticipa que la paridad avance al nivel de 21 pesos por dólar.

*****

Escríbeme a: gfloresl13@yahoo.com.mx

Sígueme en Twitter: @GerardoFloresL

Nos vemos y escuchamos en Canal 34 (TV Mexiquense), todos los jueves a las 22 horas, en el programa Va en Serio, con Carlos Ramos Padilla

P.D. No deje de informarse en https://redfinancieramx.mx y en https://claseturista.com.mx/

Artículo anteriorBayer promoverá dos terapias celulares y génicas únicas en su tipo para la enfermedad de Parkinson
Artículo siguienteValija Viajera