ZONA CERO: Pegasus presidencial 4T

Javier Divany Bárcenas

Al estilo del peñanietismo, el “Pegasus presidencial 4T” tiene bajo la mira a periodistas, comunicadores, intelectuales, dueños de periódicos y medios de comunicación en general, analistas y a todo aquel pensante crítico del actual gobierno.

Aunque Andrés Manuel López Obrador, a su llegada como presidente desapareció físicamente el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) –actualmente Centro Nacional de Inteligencia (CNI)- al que criticó por vigilar a periodistas y políticos, entre otros, poco le duró el gusto de presumir que él no haría lo mismo, pues en la práctica y abiertamente al público, tiene su área de espionaje, disfrazada de monitoreo, contra comunicadores e intelectuales del país.

Desde hace un par de semanas, al verse rebasado por las notas y artículos que observan el quehacer diario del gobierno -como se ha hecho todos los tiempos a todos los presidentes en turno-, creó su sección “quién es quién en las mentiras”, para, según él, exhibir a los que escriben en su contra, pero que más bien analizan su trabajo.

El periodismo crítico, sincero y profesional hoy es víctima de los ataques presidenciales precisamente por tener esas tres virtudes, tal es el caso de los señalamientos a El Universal, por su gran trabajo y sus plumas provenientes de todas las corrientes ideológicas, que hacen ver el mal camino de las acciones gubernamentales, de los malos funcionarios y de la situación tan lamentable por la que pasa México.

El Universal, el medio de comunicación más importantes de México, es objeto de tiro al blanco desde Palacio Nacional, la casa en la que me formé y laboré durante 14 años, me dejó como enseñanza y como dice Juan Francisco Ealy Ortiz, la libertad de prensa no se agradece, se ejerce.

Todos ahí juntos, 88 firmantes, articulistas y columnistas hoy dicen al presidente Andrés Manuel López Obrador: “Negamos ser los causantes de sembrar la idea de que toda crítica a su administración tiene un interés ajeno al periodismo. Esto no tiene fundamento alguno. La libertad de expresión no es fruto de una venganza ni de una conspiración, es un derecho arduamente conquistado en el país”.

Parece que esta estrategia de comunicación, para exhibir a los medios que no comulgan con su gobierno y sus partidos, hoy se le revierte a AMLO con más críticas y levantamientos de voz, en defensa de la libertad de expresión. Y es que el Presidente no ejerce su libertad de expresión y derecho de réplica, él amenaza sutilmente a quienes los critican.

A pesar de que el tabasqueño ha señalado en reiteradas ocasiones que su gobierno será respetuoso de la libertad de expresión, sus acciones se traducen en lo contrario, recriminar a los medios que hacen su trabajo publicando artículos y noticias sobre los malos gobiernos y malas políticas públicas, eso tiene un precio alto para los comunicadores, exhibirlos como detractores de la 4T.

El llamado desde esta tribuna es no doblegarnos ante quienes pretenden convertir la libertad de expresión en cámaras de resonancia de ideas y ocurrencias. No permitir que ningún gobierno, gobernante, personaje de la vida pública, poderoso o delincuente nos quiera acallar, porque siempre habrá nuevas semillas floreciendo listas para seguir la tarea de defender la libertad de expresión.

Y es que las cosas no le salen bien al Presidente como él quisiera, su popularidad ha ido a la baja y para ello tiene que recurrir a acciones populistas-anarquistas–sociales-comunistas, en detrimento del propio Estado para hacer efectiva la anarquía y sea el pueblo bajo encuestas el que mandate el rumbo del país.

Ejemplo, dos de los poderes de la Unión, el Legislativo y el Judicial están sometidos. El primero por no tener autonomía y el segundo también. En el caso del Legislativo está completamente controlado desde presidencia, desde ahí se dice como dirigir el Congreso de la Unión.

En el caso del Judicial se ha ordenado de presidente a presidente una encuesta para probar si se puede ampliar un mandato, en este caso el del ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, y el Consejo de la Judicatura Federal y si sale bien y funciona, podría lanzarse la consulta para la permanencia de Andrés Manuel.

La sociedad se resiste y lucha para no permitir que la anarquía supere el estado de derecho y sea el propio Estado que quiera acabar con el Estado, mediante un esquema populista, de mano alzada para decidir el rumbo del país, como un Tren Maya, un aeropuerto a capricho, una refinería sobre una laguna, una consulta para juzgar a expresidentes, una para ampliar mandato de presidente ministro de la SCJN, y no tarda otra para querer desaparecer al INE y otras instituciones.

Mientras tanto, un juez federal dio entrada a un amparo solicitado por la escuela Libre de Derecho, el alma mater del ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, contra la ampliación del mandato, y del cargo de los Consejeros de la Judicatura Federal. Ojala y prospere.

No hay otra opción, al igual que la Escuela Libre de Derechp recurrió a elementos legales, los medios debemos seguir usando nuestra tribuna, todas las plataformas posible de expresión, tanto medios electrónicos, prensa escrita, televisión, como las redes sociales, para no permitir que sea “Pegasus presidencial 4T”, quien silencie nuestras ideas. divanybz@yahoo.com.mx  @javierdivany

Artículo anteriorLluvias intensas, descargas eléctricas y posibles granizadas, se pronostican para Guerrero y Oaxaca
Artículo siguienteLluvias y tormentas este viernes en la capital del país