Zapopan incluye a ONG de protección animal para la construcción de un desarrollo sostenible

ZAPOPAN, Jal.- La ganadería es una pieza fundamental para lograr cumplir con los objetivos planteados en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, ya que los estragos y graves consecuencias que deja a nuestro planeta y a nuestra salud son altísimos.

A sabiendas de esto y tomando en cuenta que la “Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”, es un plan de acción global a favor de las personas, el planeta y la prosperidad que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia, en Zapopan, Jalisco han tomado la decisión de incluir a Igualdad Animal -organización internacional de protección animal- como parte de su  Consejo Municipal de Seguimiento e Instrumentación de esta Agenda, el cual coordinará las acciones necesarias que propicien el cumplimiento de los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible aprobada por las Naciones Unidas en 2015, y que establece una visión transformadora hacia la sostenibilidad económica, social y ambiental de los 193 estados miembros que la suscribieron.

La Agenda implica un compromiso común y universal, no obstante, puesto que cada país  y estado enfrenta retos específicos en su búsqueda del desarrollo sostenible y siendo Jalisco uno de los mayores estados ganaderos del país, la inclusión de Igualdad Animal en el consejo, será una herramienta valiosa por su trabajo de investigación que documenta los impactos que tiene la ganadería industrial en el planeta, en la salud de los humanos y en la vida de los animales,  los cuales se traducen en riesgos sociales, económicos y ambientales, y que de no atenderse de una manera transversal hará difícil cumplir con las metas planteadas en cada unos de lo Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

“Los esfuerzos que se hacen para que los gobiernos logren realmente la implementación del desarrollo sostenible y se encaminen para cumplir con la Agenda 2030, deben forzosamente incluir la protección y bienestar animal, ambos ligados directamente a nuestro medio ambiente y el uso de recursos naturales. Zapopan ha dado un gran paso al incluir en el consejo a Igualdad Animal” – Dulce Ramírez, Directora en México de Igualdad Animal.

Para Igualdad Animal, un sistema alimentario que dependa de la cría de animales es insostenible y un freno para alcanzar un desarrollo sustentable, ya que la ganadería representa:

Enemigo del PLANETA: La mayor amenaza que hoy enfrenta la humanidad es el cambio climático en conjunto a la disponibilidad de agua potable, y la ganadería industrial es una de las actividades que más contribuyen a dichos problemas: alrededor del 15% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial son emitidos por ella. El sector de la ganadería produce un impacto enorme en el medio ambiente, emitiendo cada año alrededor de 70 millones de toneladas de CO2 equivalente,  es decir, la misma cantidad que el 17% del parque vehicular de todo México.

También es uno de los mayores agentes de contaminación del agua utilizando el 27% del agua potable del planeta. El uso frecuente de fertilizantes, abono líquido, pesticidas para la producción del alimento, el uso de antibióticos en la industria de producción animal y la enorme cantidad de excretas y cadáveres animales, derivan en la contaminación de las aguas del subsuelo.

Riesgo para LA SALUD: Sacar a los animales de nuestro plato es fundamental para cumplir la mayoría de los ODS. Una dieta basada en plantas reduce los riesgos asociados a la salud por la generación de enfermedades crónico degenerativas relacionadas con el consumo de animales, como colesterol, hipertensión, diabetes, enfermedades cardiacas, entre otras.

Además, se estima que 3 de cada 7 enfermedades zoonóticas están asociadas al consumo de animales (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), por lo que el seguir con la elevada producción de animales, aumenta el riesgo de nuevas pandemias.

Amenaza a la BIODIVERSIDAD: La ganadería industrial es la mayor responsable de la deforestación de selvas tropicales. En nuestro país más de la mitad del territorio mexicano está destinado a la ganadería y la creación de pastizales inducidos ha devastado zonas de suma importancia como las selvas de la región sur, debido a la alta demanda de productos de origen animal; tan solo Yucatán, ha perdido el equivalente a 2 mil veces el estadio Azteca por la construcción de granjas porcícolas. El Amazonas está en especial riesgo por la producción de alimento para el ganado, perdiendo cada año el equivalente a 48 campos de fútbol.

Sumando a esto, las condiciones extremas en las que viven los animales destinados a consumo para abaratar los costos de su crianza, los mantiene viviendo un horror. Cada año, tan solo en México se matan más de mil 800 millones de animales para consumo humano, los cuales pasan toda su vida confinados en granjas, siendo sometidos a prácticas atroces y crueles y cuyo destino final es el matadero.

Incrementa el HAMBRE Y POBREZA: La producción de carne, leche y huevos requiere más tierra agrícola para la producción del alimento de los animales, siendo que de aprovecharse esas tierras para alimentos vegetales para humanos, se podría alimentar a una mayor cantidad de personas.

Adicionalmente, el incremento en la demanda de productos de origen animal, ha aumentado el precio de granos como maíz, trigo, soya, sorgo y cebada, debido a la competencia entre la alimentación de animales, los biocombustibles y la alimentación humana, es decir, los granos fundamentales para la seguridad alimentaria, se encarecen por la demanda de carne, leche y huevos.

Cabe señalar que Jalisco ha sido punta de lanza en implementar programas encaminados a un desarrollo sustentable, ejemplo de esto, fue que en 2020 Zapopan anunció la implementación de dietas sostenibles para sus comedores comunitarios y lo hizo con el apoyo de las organizaciones Igualdad Animal y Alianza Alimentaria y Acción Climática