Principal Deporte Zambia bailó al ritmo de una victoria inolvidable

Zambia bailó al ritmo de una victoria inolvidable

100
Compartir

Si el «bailecito» de Zambia ya era una sensación en los Juegos Olímpicos de la Juventud, qué decir ahora, luego del batacazo que dieron en el torneo, eliminando este viernes a Australia, bicampeón vigente. Los africanos concretaron el golpe del día y dejaron atónitos a sus rivales. Al mismo tiempo se ganaron el reconocimiento del público y devolvieron el afecto con eso que los viene distinguiendo: la danza y la alegría.

Zambia protagonizó una verdadera sorpresa al dejar afuera a los únicos campeones de caballeros en Hockey 5 de los Juegos de la Juventud, Australia, dueño del oro en Singapur 2010 y Nanjing 2014. Fue 6 a 4, con «bailecito incluido». Los zambianos supieron jugarle de igual a igual a una verdadera potencia del hockey, más allá de los formatos, que además había arribado a los cuartos de final con puntaje perfecto. Básicamente se sacaron de encima al equipo con más experiencia en estos Juegos.

Como si fuese un ritual, los jugadores bailan y rezan luego de cada partido, lo que despierta la curiosidad de los asistentes. Sin embargo, ellos mismos le aclararon a buenosaires2018 que no es una tradición la cual va más allá del resultado deportivo.

Tanto fascinaron los zambianos que los chicos de diferentes colegios que estaban en las tribunas se «prendieron» coreando canciones de cancha, bien futboleras, pero adaptadas a los africanos: «Señores yo dejo todo, me voy a ver a Zambia…», entonaron una y otra vez, surgiendo así un inesperado favoritismo. Incluso gritaron los goles como si fuesen del seleccionado argentino.

«Le agradecemos al público el apoyo que hemos tenido. Esperemos que sigan así», dijo uno de los medicos del equipo, quien además se refirió a la realidad de este deporte en ese país. «El hockey está en pleno crecimiento por el éxito que ha tenido nuestro equipo en los últimos dos años. Ahora los chicos han demostrado lo que son capaces de hacer».

Zambia buscará un lugar en la final este sábado a las 15 ante Malasya, mientras que la otra la disputarán Argentina e India. Aunque los africanos saben que con esto crecen y crecen. A buen ritmo, claro.