En el fútbol siempre se ha dicho que las estrellas de verdad son las que brillan en los momentos decisivos. Y así fue como Alemania se convirtió en la primera selección en ganar dos ediciones consecutivas de la Copa Mundial Femenina de la FIFA: cuando mayor era la presión, Birgit Prinz supo templar los nervios y Marta, no.

📝 El Resumen:

Alemania 2-0 Brasil

30 de septiembre de 2007, Estadio Shanghai Hongkou, Shanghái

Goleadoras:

Alemania: 1-0, Birgit Prinz (52’); 2-0 Simone Laudehr (86’).

Alineaciones:

  • Alemania: Nadine Angerer; Kerstin Stegemann, Ariane Hingst, Annike Krahn, Linda Bresonik; Melanie Behringer (Martina Mueller, 74’), Renate Lingor, Simone Laudehr, Kerstin Garefrekes; Sandra Smisek (Fatmire Bajramaj, 80’), Birgit Prinz (C)
  • Brasil: Andreia; Elaine, Aline ((C) Kátia, 88’), Tania (Pretinha, 81’), Renata; Daniela, Formiga, Maycon; Marta, Cristiane, Ester (Rosana, 63’)

🤓 El Contexto:

La selección alemana, que debutó en el Mundial con un festín de once goles, cerró el torneo en el mismo estadio de Shanghái con un triunfo por dos tantos a cero sobre Brasil. No obstante, una sola diana habría sido suficiente para revalidar un título que las alemanas habían ganado por primera vez en 2003. Porque un solo tanto suele bastar siempre que un equipo cuente con una arquera y una línea defensiva decididas a no permitir que un balón o una atacante rival se acerquen siquiera a la línea de gol.

⚔ El partido:

Los 31.000 aficionados que abarrotaron el estadio Shanghai Hongkou vibraron con una final intensa y muy igualada, en la que las brasileñas fueron ganando terreno conforme pasaban los minutos. Marta, en particular, dio muestras de su extraordinaria calidad en el tramo inicial del encuentro, si bien no encontró el camino del gol. Ya en la reanudación, Birgit Prinz adelantó a las defensoras del título (52’), y Annike Krahn estuvo a punto de firmar la sentencia apenas unos instantes después. Sin embargo, su cabezazo a la salida de un córner se marchó desviado por centímetros. A partir de entonces, la emoción fue en aumento en el césped de Shanghái. A los 64 minutos, Cristiane se internó en el área alemana y Linda Bresonik la derribó. Marta fue la encargada de ejecutar la pena máxima, pero Angerer detuvo su lanzamiento con una magnífica estirada a ras de suelo hacia su derecha. En los últimos compases del encuentro, las brasileñas se volcaron en el ataque en busca del empate, pero la férrea defensa germana, liderada por Ariane Hingst, resistió sus embestidas. El gol de cabeza de Simone Laudehr a cuatro minutos de la conclusión certificó el segundo triunfo mundialista de las alemanas.

🌟 La estrella

Nadine Angerer se mostró imbatible no solo en la final, sino a lo largo de todo el torneo. En la instancia decisiva detuvo un penal a Marta, hizo varias paradas de mérito y lideró a Alemania hasta un triunfo por 2-0 que le permitió revalidar el título. Pero aún hay más: la arquera no encajó un solo gol en todo el certamen, batió el récord del italiano Walter Zenga de minutos sin encajar un gol en una Copa Mundial y fue elegida la mejor jugadora de la final, así como la mejor portera de la prueba.

🎙 Lo que se dijo

«Hay que decir claramente que, en este torneo, las mejores individualidades las tuvieron otras selecciones. Pero nosotras estuvimos muy bien como equipo. Actuamos como un bloque en todo momento, apoyándonos unas a otras. Y nos divertimos mucho juntas. Esa ha sido nuestra receta del éxito en este Mundial».
Birgit Prinz, delantera (Alemania)

«Peleamos mucho por llegar a esta final. Para nosotras, estar aquí ya ha sido un paso enorme e histórico en el fútbol. Desafortunadamente, hemos pagado muy caros nuestros errores. Al final nos ha faltado algo: no tuve suerte en el penal, y nos topamos dos o tres veces con la madera. No hemos sabido cambiar el ritmo del juego. Pero el fútbol es así, qué le vamos a hacer. A veces, aunque juegues muy bien, no alcanzas tu objetivo».
Marta, delantera (Brasil)

«Antes de la Copa Mundial de 2007 ya dejé muy claro que quería ser la arquera titular. Y, poco después, llegó el momento de demostrarlo. De ahí que todos y cada uno de los partidos que jugué en China fueran muy emotivos para mí desde el primer minuto. Me había puesto una grandísima presión a mí misma, y por eso digo que, a veces, yo soy mi mayor rival. Pero, como también he dicho en otras ocasiones, quién sabe dónde estaría ahora si no lo hubiera hecho así».
Nadine Angerer, arquera (Alemania)

🔜 Qué pasó después

Cuatro años más tarde, y ante su público, las alemanas no lograron cumplir su sueño de encadenar tres títulos mundialistas seguidos. En los cuartos de final del Mundial de 2011, el combinado dirigido por Silvia Neid cayó 0-1 en la prórroga ante Japón, posterior campeón del torneo.