En el tercer día de actividades culturales ofrecidas por la FILPM, se llevó a cabo la lectura de poemas a cargo de las escritoras latinoamericanas: Arlette Luévano, Atenea Cruz, Denisse Buendía, Andrea Rivas, y de la moderadora Odette Alonso. El ejercicio literario tuvo lugar en el Auditorio Seis.

El ciclo de lectura surgió desde hace tres años en la FILPM, y es una muestra para que literatas de otras partes de Latinoamérica aborden diferentes temáticas e inquietudes.

“Estas cuatro mujeres tienen premios nacionales y publicaciones”, indicó Odette Alonso, quien señaló que el evento es una oportunidad para difundir el trabajo de las poetisas.

“Soy mis ojos y mis pasos, la memoria y la huella…” se escuchó en el auditorio, como parte del fragmento de un poema de Arlette Luévano, poeta y editora mexicana, ganadora del Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta en 2006. “Nuestra luz fue la dorada llama de la esperanza”, leyó posteriormente la escritora originaria de Aguascalientes.

Atenea Cruz contó que ha escrito poesía en inglés y que también se ha dado a la tarea de traducir algunos de sus propios textos, “toda traducción es una traición”, aseguró en tono divertido. También dio lectura al poema titulado No quiero ser Blair Waldorf, en el cual la figura principal es el mencionado personaje de la serie de televisión estadounidense.

Durante la lectura de obras, Denisse Buendía contó que, debido al cambio de gobierno en el estado de Morelos, la publicación de su autoría: La infancia es la certeza de las cosas sucias rotas y muertas sufrió un pequeño atraso; informó que en este semestre del 2019 verá la luz en la editorial del Estado. “Lo amé con las piernas rotas y la infancia congelada…”, compartió en su lectura la escritora y pintora mexicana.