La Arquidiócesis Primada de México informa que el día de ayer, 30 de abril, los sacerdotes Andrés Esteban López, Roberto Funes y Adrián Lozano, asistieron a las tres áreas COVID que se instalaron en el Hospital General de México, “Dr. Eduardo Liceaga”, para bendecir y dar la absolución tanto al personal médico como a los pacientes que se encuentran internados en ese nosocomio.Los sacerdotes, quienes encabezan la iniciativa Rosarios de Esperanza, fueron recibidos por la directora del Hospital, Guadalupe Mercedes Lucía Guerrero Avendaño, quien autorizó su ingreso a las zonas en que se encuentra internados los pacientes diagnosticados con coronavirus COVID-19.

Posteriormente, pasaron al área especial en donde les pusieron el equipo especial que se requiere para poder ingresar a las zonas COVID. Los padres pasaron a diferentes áreas de atención.

Los sacerdotes se reunieron con el personal médico, con quienes rezaron y les otorgaron la absolución general. Les dieron un mensaje de reconocimiento por la labor que realizan, manifestaron el aprecio por ellos, agradecieron por cuidar la vida de los pacientes y les recordaron que no están solos.

Posteriormente recorrieron la zona y se acercaron a las puertas de cada una de las habitaciones en donde se encuentran los pacientes a quienes les dieron absolución y la indulgencia plenaria.

Al concluir el recorrido los llevaron a una zona especial para seguir el protocolo establecido para el retiro del equipo que usaron para evitar algún tipo de contagio. Finalmente, se reunieron con algunos familiares de los pacientes que se encontraban ahí, a quienes se les dio un mensaje de esperanza y se les informó la labor que realizaron.

Rosarios de esperanza es una iniciativa a través de la cual, los sacerdotes invitan a la gente a “adoptar” a un enfermo o a un médico para orar por ellos todos los días durante la cuarentena.