El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que el gobierno federal brindará todo el apoyo necesario a las víctimas de la explosión ocurrida el pasado viernes en Tlahuelilpan, Hidalgo.

“Las víctimas y sus familiares van a tener todo nuestro apoyo, todo nuestro apoyo los familiares de las víctimas porque es muy doloroso. Estamos hablando de pérdidas de hijos, de esposos; quedan viudas, quedan huérfanos y es gente, como tú lo dices, muy pobre, esa es la desdicha de esto, es la gente más pobre.

Por eso, no se trata de señalar, de acusar así, a la ligera. Hay que ver las circunstancias en las que se dan las cosas”, subrayó.

Al corte de las 18:00 horas las dependencias federales y el gobierno de Hidalgo encabezado por Omar Fayad, reportaron 73 personas fallecidas y 74 heridos.

Se han enviado féretros a Tlahuelilpan y actas de defunción.

Los lesionados son atendidos en hospitales de la Ciudad de México, Estado de México, Querétaro y Guanajuato, que cuentan con los elementos necesarios para estabilizarlos, mientras que los menores heridos a Galveston, Texas.

El jefe del Ejecutivo refrendó su compromiso con la transparencia al afirmar que dará a conocer todo el proceso de investigación.

Por su parte, la Fiscalía General de la República llevará a cabo la investigación con absoluta libertad e independencia.

Hasta el momento trabaja en la identificación de restos y análisis de la secuencia de los hechos; las primeras diligencias aportan información de carácter preliminar.

La identificación de los restos hallados en la zona del incidente llevará un tiempo considerable por el grado de calcinación y degradación de tejido que presentan.

Durante la segunda conferencia de prensa extraordinaria para informar sobre los hechos en Hidalgo, el titular del Ejecutivo indicó que, de ser necesario, se reforzará la vigilancia en ductos de combustible, tal y como lo han hecho personal del Ejército, la Policía Federal y la Secretaría de Marina como parte de la implementación del Plan contra el robo de combustible.

“Si no se contara con la vigilancia no podríamos garantizar el abasto de combustibles, porque tendríamos que mantener abiertos los ductos, a sabiendas de que se roban diariamente, como lo hemos dado a conocer, hasta mil 100 pipas diarias, el equivalente a mil 100 pipas diarias”, explicó.

Reconoció la labor de las Fuerzas Armadas y su actuación en Tlahuelilpan, ya que “no deben confrontarse con los ciudadanos”.
El presidente reafirmó que su política está basada en ofrecer oportunidades de trabajo y bienestar a los mexicanos para que no tengan que dedicarse a actividades ilícitas y peligrosas.

Descartó un cambio en la estrategia, por lo que se mantendrá el transporte de combustible en pipas, en tanto se normaliza la distribución.

El presidente dio a conocer que con el Instituto Mexicano del Petróleo se analiza fortalecer los ductos, en el mediano plazo, con tecnología que los proteja de perforaciones.

Remarcó que el gobierno actuará con rectitud y honestidad “porque no queremos relaciones de complicidad. Cero tolerancia a la corrupción e impunidad. No vamos a ceder, tenemos que limpiar nuestro país; no habrá Cuarta Transformación si damos marcha atrás”.