Las comisiones unidas de Gobernación y Población, y la de Pueblos Indígenas aprobaron el dictamen que expide la Ley General de Consulta de los Pueblos y Comunidades Indígenas y Afromexicanas, que garantiza el derecho de opinar de forma previa, libre, informada, de buena fe y culturalmente adecuada.

El dictamen fue aprobado por 17 votos a favor y ocho abstenciones en la Comisión de Gobernación y Población, así como 19 votos a favor y dos abstenciones en la Comisión de Pueblos Indígenas.

La presidenta de la Comisión de Pueblos Indígenas, diputada Irma Juan Carlos (Morena), explicó que para el análisis de este dictamen la instancia legislativa que representa y la de Gobernación y Población acordaron llevar a cabo diez foros de consulta y un parlamento abierto para que los representantes de las comunidades originarias, especialistas, académicos y organizaciones civiles opinaran respecto de la expedición de la ley de consulta.

Agregó que el documento establece a quién, cuándo, cómo y para qué se consulta; atiende una exigencia de las comunidades originarias y una sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Enfatizó que no se legisló porque exista una sentencia, sino para promover la participación de los indígenas y los afromexicanos en las acciones que repercutan en sus regiones.

Resaltó que si esta ley hubiera existido no habría conflictos sociales y problemas de despojos, que se han suscitado por la imposición de proyectos que favorecen a empresas privadas.

La diputada Juan Carlos afirmó que “nunca más permisos, concesiones o megaproyectos sin escuchar a los dueños de los territorios y recursos naturales”.

En representación de la Comisión de Gobernación y Población, el diputado Jaime Humberto Pérez Bernabé (Morena) indicó que el dictamen es un paso histórico, ya que después de 500 años se garantizará a las poblaciones indígenas y afromexicanas su derecho a la consulta.

Participación de integrantes de las comisiones unidas

La diputada Martha Tagle Martínez (Movimiento Ciudadano) comentó que el dictamen es el resultado de una resolución de la SCJN respecto de un amparo donde se mandata a la Cámara de Diputados a expedir esta legislación, en la cual se establecen las reglas básicas para garantizar este derecho, ya reconocido en la Constitución, sobre la consulta a pueblos indígenas y afromexicanos.

El diputado Teófilo Manuel García Corpus (Morena) dijo que esta ley es fundamental, porque hoy existen grandes proyectos que se están desarrollando en las comunidades originarias que no toman en consideración ni la participación ni opinión de los pueblos indígenas, además de que atiende una omisión legislativa pendiente con tratados y acuerdos signados por la nación.

De la misma bancada, la diputada María Del Carmen Almeida Navarro mencionó que el dictamen es producto de la voluntad política para dar voz y participación a las comunidades originarias.

También de Morena, la diputada Araceli Ocampo Manzanares apuntó que hoy es un día histórico para los pueblos indígenas y afromexicanos, ya que por primera vez han sido escuchados mediante foros y consultas; no obstante, pidió que este marco normativo no quede en letra muerta y se trabaje para que se cumpla a cabalidad.

El diputado Alfredo Vazquez Vazquez (Morena) destacó que este dictamen cubre una demanda histórica para los pueblos indígenas y afromexicanos ante los despojos de sus tierras, ya que ahora se les permite que ellos tengan la última palabra en las medidas legislativas o administrativas susceptibles a afectarles.

De MC, el diputado Ariel Rodríguez Vázquez comentó que es un avance hacia una ruta correcta para que los pueblos y comunidades originarias “sean sujetos de su desarrollo, no objeto de dádivas”. Propuso vigilar que no se le dé un uso clientelar.

El diputado Bonifacio Aguilar Linda (Morena) opinó que el dictamen que expide la Ley General de Consulta de los Pueblos y Comunidades Indígenas y Afromexicanas está bien hecho y busca atender una deuda histórica con este sector de la población.

La diputada del PRI, Mayusa Isolina González Cauich, hizo notar que esta normativa “no es para hacerles el favor a los pueblos indígenas y afromexicanos”, ya que se ha construido por y para estas comunidades, y tiene como propósito garantizar el derecho a la consulta establecido en la Constitución.

Del PT, la diputada Margarita García García aseveró que se garantiza la inclusión de estas comunidades. Sin embargo, solicitó que se unifique el término Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, ya que se usa a lo largo de la ley como Constitución Federal o sólo Constitución.

La diputada Beatriz Dominga Pérez López (Morena) reiteró que este dictamen es un hecho histórico y producto de una lucha constante. “No sólo se cumple con un mandato, sino cumple con lo expresado en la Carta Magna en el sentido de que la consulta es un derecho y hoy se devuelve el poder al pueblo”.

La diputada del PT, María Roselia Jiménez Pérez, refirió que este dictamen permitirá cambiar las condiciones de vida de las comunidades indígenas y afromexicanas. Pidió que haya voluntad política para que este marco normativo no quede sólo en letra muerta.

Del PRI, el diputado Cruz Juvenal Roa Sánchez, expuso que su fracción parlamentaria expresará su voto en abstención y emitirá una adenda ante el Pleno, toda vez que quieren una ley fuerte e integradora, donde los indígenas y afromexicanos sean consultados y beneficiados para su desarrollo económico, consecuencia de los proyectos públicos y privados.

Justicia para indígenas y afromexicanos

Adelfo Regino Montes, director general del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), expresó la importancia de la aprobación de una ley que “tanta falta hacía a los pueblos indígenas y afromexicanos para que se garantice su derecho a la consulta”, además de que cumple con los mandatos internacionales en la materia.

“Esta aprobación será recordada por los pueblos originarios como un acto de justicia, ya que no sólo sienta las bases para un desarrollo más justo, humano y acorde a la realidad cultural y socialmente diversa del país, sino que inaugura una nueva etapa de reconciliación con la historia”, precisó.