Urge refinar estrategias de seguridad para evitar incurrir en errores del pasado: Observatorio Nacional Ciudadano

Nacional

El Observatorio Nacional Ciudadano Seguridad, Justicia y Legalidad (ONC) presentó el estudio Cimientos de las políticas de seguridad: primeros pasos y tareas pendientes, en el que se identificaron áreas de oportunidad en la política de seguridad federal a partir de los resultados del análisis a la Estrategia Nacional de Seguridad Pública y al Plan Nacional de Desarrollo, debido a que no se abordaron o se trataron de modo superficial temas prioritarios como la procuración de justicia o la violencia ejercida contra periodistas y defensores de derechos humanos.
En el documento se analizaron también las administraciones entrantes de gobiernos estatales a partir de una actualización de los escenarios de riesgos que se enfrentan en dichas entidades federativas y una revisión de las políticas públicas de seguridad implementadas por los gobiernos estatales que tomaron el cargo en 2018.
En particular, se estudiaron las políticas públicas de Guanajuato, Jalisco y Yucatán, a partir de un cuestionario diseñado por el ONC, en el que se abordan las áreas prioritarias de la primera etapa del proyecto Por Un México Seguro (PUMS), tales como tráfico de armas y lavado de dinero. El director del Observatorio Nacional Ciudadano, Francisco Rivas, consideró que ante la gravedad del problema de inseguridad y violencia y la insuficiencia de la política de seguridad, urge refinar las estrategias propuestas para evitar incurrir en errores del pasado. Sostuvo que más de la mitad de las estrategias específicas de seguridad apuntan a lo que representa el mayor reto en la materia, que es desarticular las redes políticas, sociales, económicas, financieras y operativas criminales. Sin embargo, dijo, hace falta que se profundice el diagnóstico, que se identifiquen los avances actuales alcanzados por las administraciones anteriores, los retos vigentes y se consideren las experiencias internacionales. Francisco Rivas advirtió que, pese a que uno de los objetivos de la Estrategia Nacional de Seguridad Pública consiste en reactivar la procuración de justicia, no se han propuesto estrategias específicas para consolidar el sistema de justicia penal acusatorio ni el sistema integral de justicia para adolescentes.
Lamentó que en los discursos del presidente Andrés Manuel López Obrador no haya claridad respecto a si se van a prohibir o limitar las adjudicaciones directas para lograr alcanzar el objetivo de erradicar la corrupción y si efectivamente se abandonarán las estrategias dirigidas a la captura de objetivos prioritarios o se llevarán a cabo de manera paralela al ataque de los esquemas financieros de los grupos delictivos. Sobre la participación de Guanajuato, Jalisco y Yucatán, en la segunda etapa del proyecto Por un México Seguro, el análisis destaca que el gobierno de Jalisco ha tenido que reformular los diagnósticos ya que, al llegar al asumir el cargo, detectaron importantes irregularidades que arrojan una realidad peor que la prevista, por ejemplo: mal estado en las instalaciones y recursos materiales; mala gestión de los recursos; precariedad y manipulación de las cifras de incidencia delictiva Mientras que Yucatán destaca por realizar acciones en materia de lavado de dinero: medidas para auditar recursos, identificar aquellos de presunta procedencia ilícita, así como rechazar deducciones e incrementar la recaudación.
El director general del ONC lamentó que la Ciudad de México, Chiapas, Tabasco y Veracruz no hayan participado en este proyecto, lo que podría derivar en preocupantes escenarios sobre su falta de colaboración en el estudio de sus políticas públicas: carencia de política de seguridad o que no tienen la intención de someter su política pública de seguridad a un análisis para evitar rendir cuentas en el largo plazo.
Francisco Rivas destacó que el Observatorio es la organización que ha dado el seguimiento más completo de la evolución de las propuestas de política pública de seguridad desde que eran candidatos quienes actualmente encabezan los nuevos gobiernos. Esto, indicó, se ha hecho con el objetivo de diseñar agendas de trabajo conjunto con cada uno de ellos para atender las áreas de oportunidad identificadas. Este seguimiento puntual desde las campañas explicó, nos ha permitido identificar inconsistencias o errores conceptuales en los diagnósticos sobre la inseguridad que, por mencionar solo un caso, la federación no ha subsanado el problema en la Estrategia Nacional de Seguridad Pública.