Javier Bárcenas
El Grupo Parlamentario de PRI en la Cámara de Diputados hizo un llamado al gobierno de la Ciudad de México para que sin dilación, se de mantenimiento al Sistema de Transporte Colectivo (Metro), en especial a las líneas afectadas por el hundimiento en el suelo, que ponen en peligro la integridad de los usuarios.
En un comunicado los legisladores del PRI advierten que el Metro se ha consolidado como una excelente vía de traslado en la Ciudad de México, al año mueve más de mil 600 millones de personas; no obstante, el número de usuarios y de viajes, la falta de mantenimiento ha provocado que se desgasten las vías, los vagones, los trenes y demás instalaciones.
Uno de los graves problemas que enfrenta el Metro son los hundimientos del suelo que están afectando a la infraestructura del mismo, al grado de que se alerta la urgencia de aplicar acciones para evitar riesgos.
Refiere el comunicado que especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México indican que en los últimos años se ha presentado un hundimiento y agrietamiento en la Ciudad de México, dos fenómenos que han sido estudiados debido a las consecuencias que han traído consigo desde que se comenzó a construir.
La baja de resistencia del suelo, la sobreexplotación de los acuíferos y la escasa concientización sobre dicho problema por parte de profesionales y de las autoridades. La Ciudad de México experimenta actualmente un hundimiento considerable de hasta 30 centímetros por año en algunas zonas del área metropolitana.
El diagnóstico integrado al Plan Maestro del Metro 2018-2030 indica que principalmente hay tres zonas afectadas en la red: la estación Pantitlán, la línea 5, en la zona de Peñón de los Baños y la Línea 3, en el tramo de Insurgentes Norte.
En el complejo Pantitlán, donde convergen las líneas 1, 5, 9 y A, las estructuras de conexión padecen hundimientos, que ponen en riesgo a los usuarios por afectaciones de escalones, pasarelas, pisos y otros elementos.
En Oceanía-Terminal Aérea, de la línea 5, los hundimientos diferenciales en la zona de Peñón de los Baños han provocado que el cajón estructural esté afectado y la pendiente rebase los ideales constructivos, lo que provoca que los trenes se deslicen, un ejemplo es el accidente ocurrido en 2015, donde chocaron dos trenes.
En esta línea hay un proyecto de construcción de un túnel para evitar la inclinación; sin embargo, desde 2015 no se ha podido realizar por falta de recursos, por lo que el STC sólo ha colocado una techumbre para evitar que la lluvia moje las vías y disminuir los deslizamientos.
En el tercer tramo, que comprende La Raza-Indios Verdes, de la línea 3, se indica que los asentamientos han provocado desniveles en las vías y pérdida de velocidad. De igual manera, los hundimientos también han generado fracturas en el cajón estructural del Metro.
El PRI en la Cámara de Diputados, pide a las autoridades del gobierno de la Ciudad de México que en cada zona donde exista una afectación de este tipo se realicen los estudios y proyectos especiales, a fin de contrarrestar la problemática y salvaguardar así la integridad de la población, que hace uso de este transporte diariamente.
La red del STC comprende 226 mil 488 kilómetros que se encuentran en servicio, se divide en 12 líneas y un total de 195 estaciones y existe un total de 390 trenes asignados