Una buena educación basada en la justicia social, asunto de la más alta prioridad: MEJOREDU

Nacional
  • Para ello, se requiere de evaluaciones diagnósticas, formativas e integrales, de indicadores y análisis que aporten información para la toma de decisiones, así como de una formación docente con un enfoque situado.
  • Así lo consideraron los participantes en el conversatorio “Hacia una buena educación con justicia social. Contribuciones de Mejoredu”.
  • En su intervención, Catalina Inclán Espinosa dijo: “a tres años de su creación, Mejoredu tiene una agenda, con temas de gran relevancia, que trascienden a los de administraciones anteriores”.
  • El video del tercer conversatorio puede verse en: https://youtu.be/Y1x7Z4ysDkM

Durante sus primeros tres años de existencia, la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (Mejoredu) ha trabajado en cuatro ejes que contribuyen a la mejora de la educación: formación continua y desarrollo profesional docente; propuestas para la mejora de las escuelas; seguimiento de la mejora a través de indicadores y análisis estadísticos, e investigaciones especializadas y evaluaciones diagnósticas, formativas e integrales, informaron Susana Justo Garza, Gabriela Naranjo Flores y Francisco Miranda López —titulares de unidad de esta comisión— en el conversatorio “Hacia una buena educación con justicia social. Contribuciones de Mejoredu”.

En el conversatorio realizado ayer 18 de octubre y moderado por Andrés Sánchez Moguel —director general en Mejoredu— Susana Justo Garza —titular de la Unidad de Vinculación e Integralidad del Aprendizaje— señaló que la comisión impulsa un proyecto interinstitucional de mejora de la formación continua y desarrollo profesional docente desde una perspectiva situada, que reconoce y recupera los saberes y experiencias de las maestras y los maestros como profesionales de la educación. Planteó que uno de los retos para esta comisión es colocar esta perspectiva como un asunto de la más alta prioridad para la mejora de la educación, y otro, ofrecer —al mismo tiempo— acompañamiento y apoyo a las autoridades educativas para avanzar con pasos sólidos hacia la mejora en este campo.

Por su parte, Gabriela Naranjo Flores —titular de la Unidad de Apoyo y Seguimiento a la Mejora Continua e Innovación Educativa— puntualizó que esta institución busca contribuir a la mejora de las escuelas a través de lineamientos, recomendaciones y materiales educativos; análisis estadísticos, generación de indicadores educativos, y de la difusión de las actividades de la comisión a través de diversos medios. Consideró que uno de los retos de la comisión es acercar lo que produce a un mayor número de actores educativos, principalmente a las y los docentes.

En su oportunidad, Francisco Miranda López —titular de la Unidad de Evaluación Diagnóstica— destacó que el nuevo Modelo de Evaluación Diagnóstica, Formativa e Integral contribuirá a la generación de información sobre tres ámbitos: los aprendizajes, las prácticas docentes y los procesos relacionados con la gestión y el mejoramiento escolar,  con la finalidad de retroalimentar al Sistema Educativo Nacional,  y fundamentar acciones para su mejora en un marco de inclusión, equidad y excelencia educativa.

Entre los retos de Mejoredu, destacó el de promover un cambio cultural y conceptual de la evaluación, de forma que se comprenda como un proceso formativo, incrustado en las prácticas educativas, de manera que los actores educativos la vean como una herramienta útil y pertinente que les ayude a enfrentar sus problemas y a mejorar profesional y personalmente.

En su participación, durante este tercer conversatorio del ciclo “Por una educación con justicia social”, organizado por esta comisión, en el marco de su tercer aniversario,  Catalina Inclán Espinosa —investigadora del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE-UNAM)— consideró que Mejoredu tiene una agenda focalizada en temas de gran relevancia para la mejora del Sistema Educativo Nacional que trasciende administraciones anteriores, debido a un cambio de perspectiva.  Consideró como desafíos para esta comisión lograr una mayor interlocución con los actores educativos, entre ellos las y los docentes; incrementar la tarea de difundir lo que hace en favor de la mejora educativa; y fomentar el aprecio y reconocimiento por esta institución.