© Foto : The international Gemini Observatory/NSF’s National Optical-Infrared Astronomy Research Laboratory/AURA

El Telescopio del Observatorio Gemini tomó una impresionante foto de la nebulosa planetaria CVMP 1 que tiene forma de un bello reloj de arena. No solo es una de las nebulosas planetarias más grandes del espacio, sino una de las más espectaculares.

La nebulosa planetaria CVMP 1, ubicada en la constelación de Circinus a 6.500 años luz de la Tierra, se formó tras la muerte de una estrella masiva de la clase de las gigantes rojas.

Las nebulosas planetarias se forman cuando las gigantes rojas se desprenden de las capas externas en la etapa final de su evolución. Nuestro Sol también formará una nebulosa planetaria después de quemar combustible de hidrógeno en unos 5.000 millones de años, señala el comunicado del laboratorio de astronomía óptica-infrarroja de la Fundación Nacional para la Ciencia de EEUU (OIR Lab NSF).

El gas de la nebulosa planetaria brilla porque atraviesa la radiación ultravioleta del núcleo caliente y abierto de la estrella moribunda. La radiación expulsa electrones, convirtiendo las moléculas de gas en iones. Los iones absorben la luz ultravioleta, creando colores brillantes que se pueden observar en la imagen.

Es un fenómeno astronómico fugaz que dura solo unas pocas decenas de miles de años frente a varios miles de millones de años de la esperanza de vida de la estrella madre.

Las observaciones muestran que la estrella central de la nebulosa CVMP 1 tiene una temperatura de al menos 130.000 grados centígrados, mientras que los gases que componen el reloj de arena son principalmente helio y nitrógeno, lo que indica que el sistema se está acercando al final de su ciclo de vida.

INFORMACIÓN E IMÁGENES PUBLICADAS EN https://mundo.sputniknews.com/espacio/202002271090613522-un-reloj-de-arena-celeste-publican-una-foto-de-una-de-las-nebulosas-planetarias-mas-hermosas/