La Organización de las Naciones Unidas presentó en enero de 2020 una encuesta de opinión internacional masiva y sin precedentes para conmemorar el 75º aniversario de su fundación. Esta iniciativa invitó a participar a personas de todos los ámbitos del espectro social del mundo -mujeres, hombres, niñas y niños de los países desarrollados y en desarrollo- a compartir sus esperanzas y temores sobre el futuro y a pensar cómo la ONU puede ayudar a lograr el cambio que haría del mundo uno más justo para todos.

Independientemente de su procedencia, su origen, edad o género, los participantes en el ejercicio se mostraron “notablemente unificados” en su visión del futuro.

El informe elaborado con los resultados del sondeo y divulgado este lunes para arrancar la semana del segmento de alto nivel del debate de la Asamblea General destaca cinco hallazgos:

1) Mejores servicios básicos

El mundo entero sigue afectado por la pandemia de COVID-19, por lo que no resulta sorprendente que la prioridad inmediata de la mayoría de los participantes en la encuesta -que no se detuvo durante el cierre global de actividades debido a la emergencia- sea un mejor acceso a los servicios básicos. Entre esos servicios se cuentan atención médica, agua y saneamiento y educación. Muchos encuestados consideran que el acceso a la educación y los derechos de la mujer finalmente mejorará.

Esto es lo que dijo un participante en México: “El virus se ha llevado puestos de trabajo, interacciones sociales, educación y paz. El miedo está en todas partes y la gente no está respondiendo bien ”.

2) Más cooperación internacional

La pandemia de COVID-19 ha subrayado la necesidad de cooperación internacional para desarrollar, producir y distribuir una vacuna que beneficie a todos los países, ricos y pobres. La ONU ha recalcado reiteradamente la importancia del multilateralismo, de que los países trabajen en colaboración y de forma productiva por el bien común. Una gran parte del millón de encuestados coincide con esta idea: el 87% de las personas cree que la cooperación internacional es vital para hacer frente a los desafíos globales y que el COVID-19 ha hecho aún más urgente la solidaridad internacional.

Un participante de Albania destacó la importancia de la responsabilidad social compartida: “Es de suma importancia que la recuperación se construya sobre un espíritu de humanidad. La lección que aprendimos de la pandemia es que literalmente nadie está a salvo a menos que todos lo estén”.

3) Acción climática

La hasta ahora observada incapacidad de la humanidad de frenar el calentamiento del planeta y evitar un cambio climático irreversible con la consiguiente destrucción del medio ambiente natural es la preocupación abrumadora a mediano y largo plazo de las personas encuestadas. Otras inquietudes a largo plazo incluyen un aumento de la pobreza, la corrupción de los gobiernos, la violencia comunitaria y el desempleo.

Un joven de China recordó que el cambio climático nos afecta a todos: “El cambio climático global resultante de la contaminación ambiental está poniendo a las personas y a poblaciones enteras en un mayor riesgo”.

4) Más participación de la ONU

Tras una mirada retrospectiva, seis de cada diez encuestados sostuvieron que la ONU ha hecho del mundo un lugar mejor y el 74% dice que la ONU es “esencial” para afrontar con eficacia los desafíos globales. Sin embargo, más de la mitad de las personas que respondieron la encuesta no saben mucho sobre la Organización y la consideran “alejada” de sus vidas. Muchos participantes recomendaron establecer un consejo de jóvenes para asesorar a los altos funcionarios de la ONU.

Un encuestado de Brasil sugirió una mayor participación del organismo mundial a nivel regional y local: “La ONU podría hacer mayores compromisos con los actores regionales y locales para invertir en el futuro y proporcionar medios que ayuden a los actores sociales a alcanzar una autonomía”.

5) Confianza en un futuro mejor

Con respecto al futuro, los participantes más jóvenes y los de muchos países en desarrollo tienden a ser más optimistas que las personas mayores o las que viven en países desarrollados. La gente en Asia central y meridional y África subsahariana es más propensa al optimismo que la que vive en Europa y América del Norte.

«Nadie es incapaz», dijo un estudiante de bachillerato de Japón de 17 años.

Algunos datos y estadísticas sobre la encuesta de la ONU

  • En la encuesta participaron personas de los 193 Estados miembros de la ONU
  • Hombres y mujeres participaron en la encuesta en igual número
  • El 51% de los encuestados es menor de 30 años
  • El 30% de los encuestados provino de Asia central y meridional
  • El 23,5% de los participantes vive en África subsahariana y el 15% en Europa

Cómo se logró escuchar a un millón de voces

A la gente se le preguntó su opinión de varias formas.

La encuesta en línea ONU75 fue clave para oír a la mayor cantidad posible de personas. La encuesta todavía está disponible en 64 idiomas en este enlace.

Para incluir las voces de quienes no están conectados a internet, la encuesta se adaptó para recopilar las respuestas a través de una aplicación móvil, mensajes de texto y otras herramientas. También se recogieron opiniones con encuestas telefónicas y en persona.