Close
Una manera distinta de leer...

Últimos días para ver Valery Katsuba. Modelos clásicos y contemporáneos en el Museo Nacional de San Carlos

Considerado como uno de los más importantes fotógrafos rusos, Valery Katsuba aborda en la exposición Modelos clásicos y contemporáneos la vigencia del gusto por el cuerpo humano ideal, la búsqueda del placer a través de la gracia o del equilibrio mente-cuerpo, así como la seducción que ejerce la juventud en todas las épocas.
El artista, quien busca reflexionar sobre la proporción, el orden y la percepción de la belleza, así como de la evolución de estos conceptos desde la antigüedad hasta nuestros días, toma a sus modelos como arquetipos de las proporciones del cuerpo clásico e interactúa con las variadas maneras de mirar las diferencias entre culturas, estereotipos y modelos culturales.
Esta exhibición incluye fotos de bailarines, atletas, modelos y jugadores del tradicional juego de pelota prehispánico, quienes posaron en este edificio creado por Manuel Tolsá, así como imágenes de la Academia de San Fernando y de San Petersburgo, imágenes que demuestran su maestría para guiar a los modelos y obtener de ellos lo que un director de escena, un coreógrafo o un director técnico deportivo extraen de los profesionistas con los que trabajan.
El artista (Bielorrusia, 1965) para quien la tradición clásica une no sólo tiempos, sino también espacios, ha expuesto en el Centro Pompidou en París, en el Museo Estatal Ruso, en San Petersburgo, en el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, por mencionar algunos espacios. Inició su carrera como fotógrafo y comenzó a reflexionar sobre la evolución del canon de belleza, del ideal del cuerpo humano y la cultura deportiva, influido por Karl Bulla -padre del fotoperiodismo ruso- al hacer una investigación en el Archivo Estatal de Fotografía y Cine Documental de San Petersburgo. Allí Katsuba descubrió el material visual que realizó Bulla sobre las sociedades deportivas de esta ciudad rusa, cuyo primer club de fitness se inauguró en 1885.
A Katsuba le interesan los paisajes que pueden llegar a ser permanentes, ya sean naturales o arquitectónicos, incluyendo las vidas de las personas o incluso el interior de una casa, una oficina de correos, la construcción de un banco, un restaurante, un museo, un teatro “y unirlos por acontecimientos históricos, como es la serie fotográfica titulada Cien años después, donde une dos épocas con la Academia de Bellas Artes como nexo -centro educativo con más de dos siglos y medio de historia cuyo imponente edificio se encuentra a orillas del Nevá, custodiado por dos esfinges egipcias-, al fotografiar para la edición inglesa de Harper´s Bazaar a la primera bailarina del Teatro Mariinski, Oksana Skorik, en el museo de esa institución.
“Todo era diferente e igual que en San Petersburgo. En la Facultad de Bellas Artes entendí que la tradición clásica unía, no solo tiempos, también espacios”, añade el fotógrafo, cuyas imágenes de héroes pertenecientes a distintas épocas, separados por siglos y cánones artísticos que, sin embargo, muestran similitudes estéticas.
“Desde una época en la que los profesores elegían los modelos para sus clases, midiendo sus proporciones y comparándolas con las esculturas de la antigüedad, hasta el proceso educativo actual en San Petersburgo, en la Facultad de Bellas Artes de la Complutense o en la Academia de San Carlos, estas imágenes demuestran que la tradición académica permanece casi intacta”.
Cabe señalar que, en el marco de las actividades paralelas, en el recinto del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) se presentó la cinta ¡Que viva México!, de Serguéi Eisenstein. La muestra ha sido visitada por más de 10 mil personas.
Valery Katsuba. Modelos clásicos y contemporáneos se puede apreciar hasta el próximo domingo 31 de marzo en el Museo Nacional de San Carlos, localizado en Puente de Alvarado núm. 50, colonia Tabacalera.

scroll to top