Principal Cultura Últimos días para ver la exposición El Antiguo Testamento y el arte...

Últimos días para ver la exposición El Antiguo Testamento y el arte novohispano

81
Compartir

El Antiguo Testamento y el arte novohispano es una exposición que tiene como principal objetivo mostrar una faceta poco conocida del arte virreinal, la que manifestó interés por la representación de pasajes o personajes bíblicos precristianos y tiene como base dos tradiciones: una es la grecolatina y la otra, justamente, la judeocristiana.
La muestra incluye más de 50 obras de museos, templos y colecciones particulares de diversos rincones de la República Mexicana, entre las que se encuentran lienzos, esculturas, relieves, un biombo y trabajos de taracea que podrán apreciarse hasta el domingo 3 de marzo en el Museo Nacional de San Carlos.
Aunque en numerosas ocasiones se han presentado exposiciones magníficas sobre arte elaborado en la Nueva España, ninguna se había propuesto mostrar, específicamente, representaciones de pasajes y personajes de la antigua ley.
El arte elaborado en el México virreinal fue, casi por definición, arte religioso, la gran mayoría cristiano, en contraste con el aquí reunido, que permitirá recordar historias y personajes bíblicos anteriores al nacimiento de Cristo, es decir, propios de la Biblia hebrea o Tanaj, libro que los cristianos adoptaron como propio y al que le dieron el nombre de Antiguo Testamento para distinguirlo del Nuevo.
La muestra El Antiguo Testamento y el arte novohispano permitirá a los visitantes contemplar obras que hacen referencia, entre otros temas, a la creación del mundo y del hombre, la expulsión del paraíso, el diluvio universal, al pueblo judío en su camino hacia la tierra prometida y a personajes tan importantes como José, Moisés, Sansón, el rey David, el rey Salomón, Job, el profeta Daniel o Judit.
Entre las obras más significativas se encuentra una tela de grandes dimensiones en la que vemos, además de otros elementos, el Arca de la Alianza. Este lienzo se encuentra resguardado de la mirada de la gente, en el santuario de Atotonilco, Guanajuato, debido a que se localiza en un espacio que simbólicamente recuerda al Templo sagrado de Jerusalén, al que únicamente entraba el sumo sacerdote.
Las obras incluidas fueron elaboradas en México durante los siglos XVII y XVIII, –algunas por relevantes pintores como Juan Correa, Miguel González, José de Páez o Antonio de Torres–; además, se exponen una pieza del virreinato peruano, una confeccionada en el lejano Oriente –también durante la época virreinal– y tres piezas europeas de la colección permanente del Museo Nacional de San Carlos con las que sostienen un diálogo.
La exposición está conformada por dos núcleos temáticos; el primero agrupa aquellas piezas que representan personajes y pasajes del Antiguo Testamento que sirvieron para enseñar historia sagrada, mostrar modelos de conducta y ejemplos a seguir. En el segundo núcleo de la muestra se exhiben obras en las que el Antiguo Testamento se relacionó con el Nuevo, pues a decir de la Iglesia católica hay infinidad de paralelismos entre los dos.