Últimos días de las exposiciones La ofensiva del polvo. Diego Pérez y Donde nace la frivolidad

Cultura
  • El público podrá visitar hasta el 15 de octubre las muestras en el Museo de Arte Carrillo Gil

El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal) y el Museo de Arte Carrillo Gil invitan a visitar dos exposiciones temporales que están por concluir el 15 de octubre.

En el piso 5 se encuentra La ofensiva del polvo. Diego Pérez que trata de una muestra que aborda el quehacer de este artista durante los últimos 20 años, mediante un vasto conjunto de objetos que transitan diversas disciplinas y se desplazan entre lo simbólico y lo útil. Además de la fotografía y la escultura, su práctica ha encontrado un terreno fértil en la jardinería, a través de la cual ha formulado una teoría estética que permite la creación de obras de arte vivas, transitorias, que surgen solamente en colaboración.

Las obras que pone en común ofrecen un conjunto de ideas y de propuestas específicas que exigen un modo de ver, una lúdica y humorosa mirada que vaya y venga, ambivalente, de la inocencia y el asombro a la exquisitez y la sofisticación.

La otra muestra se encuentra en el piso 3, Donde nace la frivolidad. Objetos de mi afección de Samuel Nicolle, bajo la curaduría de Gabriela Cepeda, últimos días para disfrutar de una poderosa manifestación del pensamiento, en la cual los objetos se transforman en imágenes, accesorios y personajes que habitan una puesta en escena en constante evolución.

Estas esculturas y objetos narrativos se entrelazan en una arquitectura emocional desplegando guiños hacia diversas referencias visuales y metáforas del lenguaje que codifican la (des)visibilidad de la comunidad LGBTTTIQ+.

En la sala, los objetos están a la deriva, se deslizan por las superficies aludiendo al paso de un posible ocupante. Es una puesta en escena en comienzo constante: constantemente los objetos se mueven en un espacio que se deshace a medida que se construye, plasmando el carácter transitorio de la configuración de la identidad, re-significada incesantemente desde la afectividad y la agencia de los objetos, desde la transformación mutua en nuestro encuentro con ellos.

Es precisamente en estas interacciones, muchas veces imperceptibles o subestimadas, en las cuales se consolidan nuestras obsesiones supuestamente frívolas con la cultura pop y con los objetos preciados que nos rodean; donde Nicolle encuentra la posibilidad de nuevos significados, de desfasamientos sutiles de nuestro entorno normativo que, en esa posible descolocación, permiten imaginar o al menos desear una realidad distinta.

No se trata de despojarse de la realidad, sino de reajustar nuestra conexión con ella, de rearticular nuestras prácticas en un mundo que es de formas cada día más obvias, insuficiente, demasiado rígido y restringido para muchas de nosotros.

El Museo de Arte Carrillo Gil se encuentra en avenida Revolución número 1608, esquina Altavista, Col. San Ángel, alcaldía Álvaro Obregón.