Mientras los gobiernos y las agencias de atención médica en todo el mundo trabajan para detener la propagación del coronavirus, los importadores y exportadores de alrededor de 164 países luchan por controlar el creciente impacto de la pandemia en sus cadenas de suministro.

A pesar de las lecciones pasadas como por ejemplo el brote de SARS de 2003, o el tsunami de Fukushima durante el 2011 que expusieron debilidades ocultas en las cadenas de suministro, las empresas enfrentan hoy en día el desafío de gestionar las diferentes inquietudes y necesidades logísticas derivadas de las estrategias de abastecimiento y la gestión de riesgos ante la actual crisis sanitaria global.

“El desarrollo de una respuesta metódica de la cadena de suministro a la pandemia de coronavirus es un verdadero desafío, dada la escala y la tasa de propagación de la pandemia. Dicho esto, los líderes de la cadena de suministro deben trabajar en mitigar en la medida de lo posible dichas interrupciones y planificar futuros incidentes, o arriesgarse a quedarse atrás”, señala John Chen, Vicepresidente de CH Robinson para la región Asia.

Aquí hay tres lecciones que la industria de la logística y las empresas puede extraer de la pandemia en curso sobre el manejo de su cadena de suministro:

Lección uno: Evalúe el diseño de su cadena de suministro

Los diseños actuales de la cadena de suministro han seguido predominantemente una filosofía única para todos, bajo el supuesto de que las materias primas están disponibles para abastecimiento y producción a nivel mundial. Si bien esto ha permitido un modelo que favorece un «costo de servicio» más bajo, las recientes tensiones comerciales y ahora la pandemia de coronavirus han lanzado reto significativo para el entorno logístico global.

Las organizaciones deberían apuntar a optimizar la capacidad de producción y distribución de su cadena de suministro tomando en cuenta capacidades operativas dinámicas, en lugar de estáticas. Por ejemplo, una compañía de tecnología puede considerar diversificar las instalaciones de producción con fuentes locales de suministro en cada uno de sus principales mercados, en lugar de depender de una sola fuente. En algunas empresas, los gerentes de la cadena de suministro reconocen los riesgos del abastecimiento único, pero lo hacen para mantener los costos bajos. Estas decisiones se filtran en la cadena de suministro, afectando a

los clientes que no obtienen directamente materiales de los países afectados, pero cuyos proveedores sí lo hacen.

Para evitar tales situaciones futuras, las empresas deben investigar a los proveedores en diferentes ubicaciones geográficas antes de desviar los envíos de los países afectados o considerar tener una fuente secundaria fuera de la región primaria para mitigar el impacto. Esto puede ayudar a diversificar aún más la cadena de valor.

Lección dos: aplicar los principios de gestión de riesgos de forma anticipada

Si bien muchas empresas globales reconocen el valor de un plan de gestión y manejo de riesgos, a menudo se coloca en la parte inferior de la escala de prioridades en ausencia de una situación de crisis. De acuerdo con un artículo publicado por el Global Supply Chain Institute de la Universidad de Tennessee, solo el 25% de la cadena de suministro de extremo a extremo de una empresa típica se evalúa y protege de alguna manera ante riesgos.

Las cadenas de suministro inevitablemente tienen múltiples dependencias, pero las empresas pueden gestionar proactivamente las posibles vulnerabilidades en cada etapa a través de sus planes de gestión de riesgos.

Por ejemplo, tener una evaluación precisa del inventario es un hecho, pero también es fundamental comprender cómo las restricciones a las importaciones de China o a cualquiera de los países afectados afectarán el inventario actual y la cadencia de envío regular. Las estrategias de gestión del riesgo de interrupción, incluidos el mapeo y el monitoreo de proveedores, deben aplicarse al desarrollo de un plan informado en torno al inventario. Las empresas también deben mirar hacia el futuro para pronosticar si la demanda de bienes puede cambiar en las próximas semanas, teniendo en cuenta la disminución de la capacidad aérea debido a los vuelos de pasajeros cancelados y la mayor demanda logística ocasionada por los retrasos actuales.

Lección tres: la estrategia de las personas primero

Sobre todas las cosas, recuerde que las personas son las más afectadas durante esta pandemia. La salud y la seguridad de los empleados y clientes deben priorizarse en medio de esta situación en evolución. Siempre que sea posible, active contingencias para arreglos de trabajo remoto en los casos que sea posible e implemente un plan de comunicaciones claro dentro de la organización. Hacerlo contribuirá en gran medida a mantener informados a los empleados y garantizará que las operaciones comerciales se vean mínimamente interrumpidas. Por ejemplo, las compañías pueden desarrollar un centro de información en línea para abordar las preguntas frecuentes y describir las políticas de la compañía que trazan planes de personal.

Involucre también a sus proveedores en estos planes: alinee la preparación operativa, incluidos los números de personal adecuados y la planificación de instalaciones para sobretensiones y variaciones en el volumen.

Mantener la flexibilidad en la atención al cliente y los servicios a los clientes en estos tiempos difíciles es clave, y la eficacia con la que una empresa responda a estos problemas significará que lo recordarán cuando las cosas regresen de alguna forma a su operación normal.

Planifique con anticipación para hacer frente a las interrupciones en la cadena de suministro

Si bien los eventos globales como la pandemia de coronavirus son imposibles de predecir, es posible amortiguar sus impactos aumentando la preparación de la cadena de suministro. Las empresas deben mantener sus contingencias en su lugar antes de que ocurra una crisis. Y cuando ocurran estas crisis, estas empresas volverán a crecer.

Acerca de CH Robinson

Fundada en 1905, CH Robinson es un proveedor global de servicios de logística y transportación multimodal que da servicio integral a 46 mil clientes a través de una red de más de 280 oficinas y más de 11 mil empleados en todo el mundo. La compañía trabaja con 66 mil proveedores de transporte en todo el mundo. CH Robinson es una compañía de Fortune 500 con ingresos anuales superiores a los $13.5 billones de dólares en 2014. A través de la compañía y su Fundación, CH Robinson y sus empleados contribuyen millones de dólares anualmente a una variedad de organizaciones, entre ellas la Fundación de Investigación de la Diabetes Juvenil, Community Health Charities, la Cruz Roja Americana, el Hospital de Niños y las Clínicas de Minnesota y Global Impact. La compañía tiene su sede en Eden Prairie, Minnesota, y cotiza en NASDAQ desde 1997. Para obtener más información sobre CH Robinson, visite www.chrobinson.com.