En el corto y mediano plazos no hay otro escenario que modelos de enseñanza mixtos o híbridos: presenciales y virtuales combinados, afirmó Lourdes Chehaibar Náder, investigadora del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE) de la UNAM.

Hizo ver que las opciones de educación -que se han abierto a raíz de la inhabilitación de los espacios físicos en las universidades por la emergencia sanitaria- muestran una oportunidad para promover cambios estructurales en este ámbito.

En este sentido, explicó, debido a que se han transformado las premisas sobre el aula, los planes de estudio y las carreras universitarias, ahora se presenta la ocasión y el compromiso de construir una didáctica mixta, que permita experiencias instructivas, un proceso significativo y productivo.

La también académica del Colegio de Pedagogía de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) indicó que al interior de la Universidad Nacional se realizan propuestas para tener un acercamiento productivo al uso de los medios digitales, que actualmente constituyen una parte para redefinir la manera de aproximarse a los saberes; la otra es la creatividad de los docentes.

“No podemos replicar el mismo curso presencial frente a una pantalla; además, es indispensable acompañar a muchos de nuestros estudiantes que la están pasando mal, ponernos en contexto, porque ya transitamos a prácticas renovadas de enseñanza-aprendizaje”, remarcó al participar en el programa “La UNAM Responde”, transmitido por la televisora universitaria.

Cambios necesarios

Chehaibar Náder expuso que para el regreso al siguiente periodo lectivo “es necesario plantear cambios, no retornaremos a lo mismo; tenemos que asumir y aprovechar esta oportunidad para hacer algo distinto en el área pedagógica, es lo que requiere la educación de niños y jóvenes”.

En los planes y programas de estudio la pandemia ha mostrado deficiencias y rigidez, contenidos abrumadores que deben replantearse. Es un momento clave.

“Hay que repensar el currículum con los diferentes segmentos del mercado del trabajo y sus muy probables transformaciones; eso implica empezar con la revisión, y lo estamos haciendo, de los contenidos de nuestras asignaturas”, recalcó.