La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, diputada María Wendy Briceño Zuloaga, afirmó que la Legislatura de la paridad es congruente en dar visibilidad y avanzar en una agenda que revindique los derechos de todas las mujeres y de las lesbianas, “que han sido tan invisibilizados y vamos avanzar en ese tenor”. 

Durante la presentación de los libros de poesía “Árboles y tierra”,  “Póstuma, regálame una canción” y “Corramos libres ahora”, la legisladora de Morena se pronunció por trabajar para mejorar las condiciones de vida para todas, “libres de dogmas e ideologías personales”.

Para terminar con la estructura de dominación que subordina a las mujeres, debe haber un proceso comunitario sin replicar los instrumentos y prácticas que “el patriarcado históricamente ha querido ejercer sobre nosotras”.

Briceño Zuloaga se congratuló por presentar las obras, desde el arte y la cultura, otra mirada a la realidad, “esa que también puede ser narrada desde la belleza de las palabras y donde nuestras autoras se han consagrado como lectura fundamental del movimiento lésbico”.

Hizo mención particular a la escritora lesbiana Tatiana de la Tierra, quien falleció en 2012, “recordarla bajo el legado vivo de su obra versada”.

La diputada Carmen Patricia Palma Olvera (Morena) comentó que realizar estas actividades no es algo sencillo, porque hablar de la cultura, poesía, arte y la filosofía cuesta mucho y es muy difícil que entren en este recinto.

Su compañera de partido, Julieta Kristal Vences Valencia, consideró que el gran reto es que la sociedad deje de discriminar y estigmatizar, y la mejor forma para ello es informar, educar y decirles que el hecho de tener una orientación sexual diferente no implica que “no lloremos, que no suframos y tengamos retos”.

Estimó que la obligación de las diputadas será crear condiciones en donde hombres, mujeres, lesbianas, homosexuales y toda la comunidad y diversidad tengan condiciones para vivir en paz, tranquilos y ser iguales.  Reconoció la labor de las autoras y alzó la voz por muchas otras.

La legisladora Olga Patricia Sosa Ruiz (PES) indicó que la misión de vida es el tener un país más abierto, igualitario y donde las mujeres tengan el espacio que se merecen como lo han tenido los hombres. “A nosotras como diputadas nos están dando la oportunidad de vivir el cambio, la experiencia y apertura que jamás se había tenido”.

Mariana Pérez Ocaña, de la Prensa Editorial LeSVOZ, AC, comentó que este año su organización cumple 25 años y es de las más antiguas del movimiento de mujeres lesbianas en el país.

“Gracias a nuestras escritoras que forman parte de nuestro consejo editorial y que nos han guiado todos estos 25 años podemos presentar estos libros que son: “Póstuma, regálame una canción”, de Tatiana de la Tierra; “Corramos libres ahora”-cuarta edición-, de Rosa María Roffiel, y  “Arboles y tierra”, de Reyna Barrera.

Aclaró que su organización no tiene financiamiento de ningún tipo, es puro trabajo voluntario y en favor de la población, el interés es “consolidar nuestros derechos y ser visibles en una sociedad que se ha empeñado en invisibilizarnos”.

Comentó que la obra “Póstuma, regálame una canción”, es un homenaje a Tatiana de la Tierra, quien falleció en 2012, y se dedicaba a hacer mucha poesía erótica-lesbica.

La autora del libro “Árboles y tierra”,  Reyna Barrera, manifestó que al escribir esta obra se inspiró en sus alumnas y alumnos para que lo leyeran en clase. “Yo quería saber que ellos aman a los árboles y la vida; me sentí muy ecológica”.

Rosa María Roffiel, escritora del libro “Corramos libres ahora” explicó que su obra es un poemario lésbico y nació de sus experiencias, así como de observar a las personas. “En una ocasión me quedé mirándolos y mirándolas, y dije, si la vida es difícil o encierra muchos retos para las mujeres, para las lesbianas mucho más; en primer lugar, cuando descubres tu sexualidad porque ésta, tu no la decides, sino la descubres”.