Como parte de la nueva visión de la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, de garantizar la defensa de los derechos humanos en el sentido más amplio, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) trabaja para disminuir el rezago en el registro de personas solicitantes de la condición de refugiado en el país.

De acuerdo con los datos de la Comar, que encabeza Andrés Ramírez Silva, se registra un incremento exponencial del fenómeno migratorio, ya que en 2018 se recibieron 26 mil 631 solicitudes de personas para la condición de refugiado, mientras que al cierre de 2019 suman 66 mil 915, es decir, 125.8 por ciento más.

Por ello, la Comisión, en colaboración con el Instituto Nacional de Migración y sociedad civil, refrenda su compromiso para agilizar el procedimiento del registro de solicitudes sin afectar su calidad, pues debe garantizar que personas cuya vida corre riesgo, no sean deportadas.

En 2019, la Comar logró eliminar el sistema de citas para atender a personas en necesidad de protección internacional en todas las oficinas, además se estableció un convenio con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, con el propósito de hacer un plan nacional de capacitación que permitió realizar nueve sesiones.

Cabe destacar que México fue elegido para ejercer la presidencia pro tempore del Marco Integral Regional de Protección y Soluciones (MIRPS) 2019, periodo en el que con su liderazgo logró la inclusión de El Salvador, consolidando así alianzas regionales.