Todas las niñas y adolescentes tienen el derecho a una vida libre de violencias: pronunciamiento de REDIM ante hechos ocurridos en Taxco, Guerrero, tras feminicidio de la niña Camila Gómez

Nacional

La Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) expresa su consternación y condena al feminicidio infantil de Camila Gómez, una niña de 8 años de edad, víctima de desaparición y posteriormente, de feminicidio en la localidad de Taxco, en el estado de Guerrero. Lamentamos profundamente la crueldad y la violencia en la que se ven inmersas las niñas y adolescentes. Enviamos nuestras más sentidas condolencias a su madre y familiares por este hecho que debe dolernos como país.

Es necesario recordar la importancia vital que tienen las búsquedas inmediatas y la coordinación de las autoridades para la búsqueda de personas y atención del delito, cuando se trate de una desaparición, tal como ocurrió en un primer momento con Camila. Asimismo, es prioritario señalar que la responsabilidad en materia de seguridad como garantía del derecho a la vida y a una vida libre de violencia es obligación el Estado mexicano y no puede recaer en las familias. México es revisado este año por el Comité de los Derechos del Niño de la ONU y su capacidad de garantizar la vida, supervivencia y desarrollo de la niñez está comprometida.

Desde REDIM queremos advertir, igualmente, sobre el peligro de las reacciones públicas que pueden expresarse en linchamientos, tras lo ocurrido con la presunta responsable del feminicidio de Camila. Si bien estas respuesta de la ciudadanía se dan por el dolor y la ira ante la insuficiente acción de las autoridades (evidencia del hastío de una sociedad agotada por la impunidad), señalamos que no son acciones que procuren ni justicia, ni verdad, ni reparación; pero que sí generan efectos adversos. Uno de los más notables es contra de otras infancias y adolescencias impactadas de igual manera en este caso como son las niñas/os y adolescentes, familiares de las personas implicadas, quienes han quedado fuera de la mirada pública y con vidas marcadas ya por la violencia, el estigma y las ausencias por muertes violentas que deben ser evitadas

Lo sucedido en Taxco nos lleva a hacer una urgente reflexión y accionar desde el Estado mexicano, los poderes públicos, autoridades, sociedad y medios de comunicación. Estos hechos no pueden ni deben seguirse repitiendo en México, ni la violencia y la impunidad deben normalizarse en nuestras vidas.