Al grito de “Tijuana no se expropia” y “Respeto a la propiedad privada”, cientos de tijuanenses se manifestaron a las puertas del Club Campestre de Tijuana para protestar contra la pretendida idea de expropiar dicho inmueble, porque se violenta la propiedad privada y se afecta el clima de los negocios y de la inversiones en Baja California.

Apostados en las inmediaciones del Club Campestre de Tijuana, niños, jóvenes, mujeres y hombres, que portaban camisetas blancas con la leyenda “Tijuana no se expropia”, demandaron que se respete el estado de derecho y que se mantenga como está al principal pulmón de la metrópoli fronteriza.

Los manifestantes hicieron uso de su derecho a la libertad de expresión y denunciaron que en este momento de indefensión ante actos de la autoridad, se reitera su labor por una mejor ciudad, y siempre en pro de la cultura y el deporte.

A nombre de los socios del Consejo Directivo del Club Campestre de Tijuana, habló su presidente, Gastón Toledo, quien agradeció la asistencia de las familias y vecinos de la colonia Hipódromo-Chapultepec por sus muestras de solidaridad y adhesión.

Varios manifestantes señalaron que el Club Campestre forma parte importante de la historia de Tijuana, desde 1948, y ésta decisión podría ser el inicio de posibles actos arbitrarios contra la propiedad privada en todo el país.