Principal Cultura Tigre y dragón: la espectacular obra maestra de Ang Lee

Tigre y dragón: la espectacular obra maestra de Ang Lee

63
Compartir

En 2000, el cineasta taiwanés Ang Lee entregó Tigre y dragón, un film de artes marciales psicológico cuyo esplendor visual e ingenio se ganaron el elogio unánime de la crítica. He aquí tres razones para descubrir o volver a ver esta obra maestra, que será presentada en el Cinéma de la plage por la actriz Zhang Ziyi.

Por sus espectaculares escenas de combates
Para la puesta en escena, Ang Lee recurrió a los servicios de Yuen Woo-Ping, un reputado coreógrafo procedente del mundo de las artes marciales. Para el film, Woo-Ping pidió que los actores estuvieran suspendidos por cables inspirándose en el teatro chino. A pesar de la intensa preparación a la que se sometieron los intérpretes  —estos realizaron la mayor parte de las tomas peligrosas—, algunas escenas de combates fueron particularmente difíciles de rodar. En total, estas representan el 25 % de la duración del largometraje.

Porque es la adaptación caballeresca de una novela popular
Tigre y dragón es la adaptación de una novela popular de Du Lu Wang publicada en cinco volúmenes durante la década de 1940. Su título original, Wò Hǔ Cáng Lóng, procede de un proverbio chino utilizado para describir una situación en la que las personas revelan sus talentos ocultos. Tigre y dragón relata la historia de dos amigos secretamente enamorados entre sí (interpretados por Chow Yun-Fat y Michelle Yeoh) cuyo cometido es hacer entrar en razón a una joven de la nobleza (Zhang Ziyi) que ha robado una espada legendaria para intentar escapar de su vida tediosa.

Por la fabulosa puesta en escena de Ang Lee
La puesta en escena pura, elegante y poética, repleta de matices, de Tigre y dragón ha contribuido en gran medida a la atmósfera de esta obra que trasciende el género cinematográfico de las artes marciales. El largometraje de Ang Lee estuvo acompañado por un inmenso éxito de taquilla desde su salida en cartelera y recogió numerosos premios, entre los que se incluye el Óscar a la mejor película extranjera en 2001.