Close
Una manera distinta de leer...

The Gangster, the Cop, the Devil: persecución mortal en Corea del Sur

The Gangster, the Cop, the Devil: un policía y un gánster unen fuerzas para dar con un asesino en serie. Cuando el autor de esta fórmula es Lee Won-tae, exproductor y nueva guardia del cine surcoreano, el cóctel resultante, presentado Fuera de Competición, resulta particularmente suculento.

Jang Dong-su, alias Don Lee, jefe mafioso víctima de un intento de asesinato, ve su reputación en peligro si no encuentra al asesino en serie autor de esta humillación. La persecución implacable del asesino, interpretado por Kim Seong-gyu, nutre la trama de una película de una intensidad despiadada, en la que el cabecilla une fuerzas con un inspector de policía para neutralizar al criminal que persiguen por motivos distintos.

Para rivalizar con la imponente envergadura de Don Lee, el actor Kim Moo-yeol ganó 15 kilos para dar la talla en el papel del agente Jung Tae-seok. Don Lee, que se enfrenta aquí, según sus propias afirmaciones, «al personaje más imponente de su carrera», ha logrado, a ojos del productor Jang Won-seok, «superarse para poner de relieve una faceta inédita de su talento».

Por su parte, Kim Seong-gyu, para encarnar al asesino en serie que se atreve a hacer frente a un cabecilla de la mafia, una presa que considera, por fin, a su altura, se empeñó en afilar su cuerpo para lograr ese aspecto anguloso que tanto aprecia el director. Una nueva silueta que evoca al cineasta un «picahielos» y que permite, gracias a la mirada «inquietante, tan vulnerable como firme» del actor, encarnar a un asesino perfecto. «Desde que vi a Kim Seong-gyu, supe que tenía a mi asesino: es la encarnación misma del mal».

Y el productor, que es también un narrador excepcional, añade: «Era todo un placer ver a estos tipos, que jamás debieron encontrarse, escurrir el bulto. La complicidad entre los actores era evidente».

scroll to top