Territorios del agua reúne poemas de Eurídice Román de Dios sobre la condición humana, el amor y la esperanza

Cultura

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través de la Coordinación Nacional de Literatura (CNL), presentaron el libro Territorios del agua (2022), de la escritora mexicana Eurídice Román de Dios, obra en la cual la condición humana se aborda como analogía del agua, pero también refleja problemas ecológicos, sociales, migratorios y de salud.

Durante la presentación en la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes, moderada por Refugio Pereida, la coordinadora nacional de Literatura, Leticia Luna Aguilar, subrayó que entre otros temas que aborda esta obra se encuentran la lluvia, el amor y los recuerdos de la infancia que, en conjunto, son un llamado de esperanza, de construcción y de unión.

Acompañada por la poeta, editora y periodista María Vázquez Valdez, y por la poeta, escritora y promotora de la lectura Juana María Naranjo Zárate, la autora señaló que para escribir su obra partió de la visión de que los humanos somos como el agua, pues a veces fluimos, a veces nos estancamos y también somos volátiles.

En su intervención, María Vázquez expresó que la obra nos adentra en el límite, en un punto en el que los elementos transmutan y la realidad cotidiana se levanta del piso, alza el vuelo y crece hasta inspirar a través de la palabra.

“Este libro tiene un pie en cada orilla; uno se sumerge en la tierra, otro se siembra en el agua y el resultado es esta convergencia que trasciende lo formulado para comenzar a gravitar en otro espacio. Dicho de otra manera, los dos hemisferios de este libro se combinan con encuadres distintos, dando lugar a instantáneas perdurables. Todo esto engranado en un diálogo bien sostenido de la poeta, en lo que también se convierte en una petición, en una plegaria”, sostuvo.

Por su parte, Juana María Naranjo resaltó que Territorios del agua se presenta en 30 poemas de largo aliento, en el cual las imágenes se sobreponen y se dan la mano para encontrar los territorios de la palabra.

Se refirió a la obra de Eurídice Román como de gran propensión intelectual y emocional, además de acentuar la prosopopeya como un recurso que da fuerza a las imágenes, animándolas, dándoles vida y carácter.

“La autora nos pasea por paisajes insospechados. Como un movimiento de agua que no cesa, nos lleva por inusitados torrenciales de la palabra. Podríamos continuar abrevando en este territorio de palabras que nos refrescan la imaginación, los incipientes territorios del agua. En sus movimientos que, a veces, se nos antojan telúricos y que de pronto nos sorprenden. Les invito a que sigamos navegando en estas profundidades que nos regala nuestra poeta en esta obra”, concluyó.

Al leer algunos poemas incluidos en Territorios del agua, la autora mencionó que su libro parte de varias temáticas, pero inicia con una elegía de la tierra que se refiere a los problemas que afectan al medio ambiente.

“Mi libro parte de varios tópicos, señala problemas ecológicos que ya se presentan en la tierra y sobre los que hay que hacer algo al respecto. Luego parto de circunstancias migratorias, hablo de los desaparecidos, también de la COVID y de los temblores que hemos tenido en la Ciudad de México”, explicó.

Román de Dios contó que en esta obra el amor, los encuentros y desencuentros amorosos también son parte de la trama, además de destacar la persistencia de grupos de poetas mujeres que, a través de los años, han hecho valer su voz.

“Este es mi quinto libro, escribo poesía y desde niña escribo canciones, así que el verso y la construcción del poema es algo que me ha llevado muchos años, tengo como 30 años de estar presente en espacios poéticos del país y de las mujeres poetas”.

Eurídice Román de Dios es poeta, ensayista y fotógrafa. Egresó de los diplomados en Creación Literaria de la Escuela de Escritores de la Sociedad General de Escritores de México (Sogem) y de Casa Lamm, donde cursa la maestría en Creación Literaria. Pertenece a la comunidad de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, en la Licenciatura de Creación Literaria. Es fundadora del Proyecto “Cultura de paz”. Ha coordinado un taller de creación literaria a lo largo de más de 25 años y formado parte de la Dirección de Eventos Especiales y Cultura de ISSSTE Cultura. Ha publicado ocho poemarios. Parte de su obra se ha incluido en más de 20 antologías, como Las flores de la dicha (2003) y Mujeres poetas de México: antología poética (1940-1965) (2008), entre otras. Ha recibido reconocimientos literarios en Costa Rica, Cuba, México, Puerto Rico y recientemente en Argentina.