Es alentador que se actualice el marco jurídico del acuerdo comercial con nuestros vecinos Estados Unidos y Canadá, porque indica que vamos por el camino correcto y que el Gobierno en turno, acepta el valor y los beneficios del intercambio de bienes y servicios; sin embargo, no es suficiente, para mitigar la crisis económica que vivimos. Se requiere tomar otras decisiones, que protejan a las familias mexicanas que carecen de ingresos, medidas de Estado que no afecten la inversión y la confianza del país, estableció, el diputado federal del PRI, Fernando Galindo Favela.Al fundamentar el voto a favor del GPPRI a la emisión de la Ley de Infraestructura de la Calidad, en apoyo del TMEC, recordó que, desde hace más de dos décadas, con un Gobierno del PRI al frente de este país, comenzó la era del tratado de libre comercio, que buscó eliminar barreras aduaneras, reducir costos de intercambio de bienes y servicios, proteger los derechos de propiedad y facilitar la inversión a nuestros socios comerciales.

“Este trabajo excepcional, que inició el PRI, va por el camino correcto, sin olvidar que la pasada Administración del Presidente Enrique Peña Nieto, permitió terminar las negociaciones de lo que es el TMEC, hoy es un logro para las instituciones mexicanas y un modelo de competencia global, “estableció, el también presidente de la Comisión Economía, Comercio y Competitividad de la Cámara de Diputados.

Insistió, conseguimos un marco jurídico actualizado, pero urge la actuación del Gobierno federal; “vivimos la crisis económica más fuerte de la historia; sí, por efectos de coronavirus, pero también por decisiones de la Administración en turno que han afectado la inversión y confianza del país; por los pocos o nulos apoyos que ha otorgado para reactivar la economía”, explicó

Los datos son  graves, en abril la economía  cayó en 19 por ciento, la actividad industrial registró una caída 25 por ciento, respecto a marzo, la inversión fija bruta se desplomó11.5 por ciento, respecto a marzo del año anterior; en mayo, las exportaciones cayeron 56.7 por ciento,  se perdieron más de un millón de empleos y además se sumarán más de 10 millones de pobres, de ahí la urgencia dijo Galindo Favela para que la Administración   actúe y proteja a las familias mexicanas.

Respecto a la emisión de la Ley de Infraestructura, destacó que requiere de una redacción técnica puntual, porque para ser claros, es esa claridad la que genera confianza, durabilidad y trabajo para miles de mexicanos.

Recordó que el GPPRI, aportó propuestas para el ordenamiento de los impuestos generales de importación y exportación y  planteó reservas legislativas, a fin de  mejorar la definición de infraestructura de calidad; en el proceso de autodeclaración, así como los acuerdos de arreglos de reconocimiento  mutuo y acuerdos de equivalencia , con el objetivo de que versen sobre disposiciones de la misma naturaleza y respecto  autoridades, organismos o entidades análogas para no dejar en desventaja a la industria nacional y por último para fortalecer las finanzas del Centro Nacional de Metrología.