Tecnología adecuada y humanismo, importantes en atención a bebés prematuros: Issste

Nacional
  • Cuidado especializado y oportuno contribuye a sobrevivir y alcanzar desarrollo
  • Salud de infantes es prioridad del instituto: Pedro Zenteno Santaella
  • Hospital Regional “1° de Octubre” es centro de atención Código Mater para embarazos de alto riesgo
  • Un paciente prematuro significa un gran reto; contamos con infraestructura tecnológica y profesionales altamente capacitados para afrontarlo: neonatólogo José Luna Ruiz

En el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) estamos comprometidos en fortalecer la tecnología adecuada, los recursos humanos especializados y fomentar el humanismo para ofrecer atención oportuna a las y los pequeños derechohabientes que nacen antes de tiempo, con el propósito de que logren sobrevivir, reducir complicaciones y favorecer su desarrollo, afirmó el director general, Pedro Zenteno Santaella.

Con motivo del Día Mundial del Prematuro, que se conmemora hoy, destacó que cuidar la salud de las infancias es prioritario para el instituto.

El jefe del Servicio de Neonatología del Hospital Regional “1° de Octubre”, José Luna Ruiz, destacó que esta unidad es centro de atención de Código Mater para atender urgencias de embarazos de alto riesgo en la Ciudad de México y área metropolitana; cuenta con seis especialistas integrados al sistema de reanimación neonatal, que brinda cuidado multidisciplinario de alta calidad a personas recién nacidas prematuras. De enero de 2022 a septiembre de 2023 se atendieron dos mil 342 casos.

“Tener un paciente prematuro significa para nosotros un gran reto; en el Issste contamos con la infraestructura tecnológica y humana para afrontarlo.”

El neonatólogo dirigió un sensible mensaje a madres y padres derechohabientes que llegan a tener un bebé prematuro: “Les puedo decir que cuentan con todo nuestro apoyo y todo nuestro conocimiento; sé que son sus hijos, pero el tiempo que están aquí también son los nuestros, los vemos y tratamos como tales y hacemos todo lo que está a nuestro alcance para que salgan adelante, con apoyo estrecho de la madre y el padre”.

Los servicios a prematuros en este hospital de tercer nivel constan de reanimación del recién nacido en la Unidad de Tococirugía, Unidad de Cuidados Intermedios Neonatales o cunero patológico y la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) para pacientes graves que requieren ventilación asistida.

Estos bebés que no completaron su desarrollo in utero son atendidos por un equipo multidisciplinario de médicas y médicos adscritos y residentes de las especialidades de neonatología, pediatría, rehabilitación y un grupo de enfermería especializado, quienes cuentan con el apoyo interconsultante de especialistas en neurología, cirugía pediátrica, cardiología pediátrica, hematología y oncología.

La primera atención que damos es la reanimación del recién nacido en la Unidad de Tococirugía; dependiendo de cómo se encuentre el paciente sube a la Unidad de Cuidados Intermedios Neonatales o cunero patológico, y cuando es un paciente grave, intubado, que requiere ventilación de alta frecuencia, ingresa a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN), detalló Luna Ruiz.

“Para proteger principalmente el cerebro, el corazón, la capacidad respiratoria y estabilidad hemodinámica, contamos con aplicación de medicamentos de vanguardia surfactantes, uso de cánulas orotraqueales y personal experto que, a los seis segundos máximo de presentarse el problema, ya intubaron al paciente; a los 30 segundos, si requiere ventilación con presión positiva, ya está manejándose; y antes del minuto, si necesita medicamentos y masaje cardiaco, se le aplica.”

En terapia intensiva las cunas de calor radiante, los monitores, los ventiladores son fundamentales. También, contamos con ultrasonido tridimensional y Doppler; rayos X portátil, electrocardiograma y carros rojos con aditamentos de descarga apropiados a la anatomía de estos bebés.

Entre los principales factores de riesgo para los nacimientos prematuros están el embarazo adolescente o en mayores de 35 años. La prevención debe venir acompañada de educación sexual y acceso a métodos de planificación familiar a jóvenes; cuidado de la salud desde antes de la concepción, como mantener buena alimentación, practicar activación física regular, evitar toxicomanías y si las personas se saben con diagnóstico de enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión, deben mantener estilos de vida saludable y apego a tratamientos para tener controlada la enfermedad, concluyó el especialista.