Principal Cultura Tandas y tundas mantiene el espíritu crítico y cómico del teatro de...

Tandas y tundas mantiene el espíritu crítico y cómico del teatro de revista en el contexto político actual

105
Compartir

La obra de teatro de revista Tandas y tundas de Judith Inda, Russel Álvarez y Gonzalo Blanco, bajo la dirección de Arturo Beristain, ofrecerá sus últimas funciones en el Teatro Orientación del Centro Cultural del Bosque, los jueves y viernes a las 20:00 horas, los sábados a las 19:00 y los domingos a las 18:00, hasta el 20 de octubre.
En entrevista, el director del montaje refiere que éste tiene muchas referencias de la política actual. “Es el chiste del género. Los sketches son de hace 100 años o más, aunque parezca que se escribieron ayer. Evidentemente estamos jugando con el estilo del sketch antiguo para hacer una crítica a la realidad contemporánea. El sketch del circo es clásico. En él se decía que los trapecistas eran los diputados que cambiaban de partido de un lado para otro. Bueno, eso ya no pasa, ¿o sí?”, bromea.
“¿Dónde está lo moderno? Pues en decir lo anterior. La originalidad consiste en regresar al origen, decía Gaudí. Entonces aprovechamos eso que sucedía y que se sigue repitiendo”.
Beristain recuerda el origen de Tandas y tundas: “Se había montado en unas funciones en el Teatro de la Ciudad para conmemorar el 5 de febrero; hace un año, las Fiestas Patrias, y una pequeña temporada en el Centro Cultural Helénico, los lunes. Ésta es la primera temporada larga que tenemos.
“Nació por una investigación que hicieron Judith Inda, el maestro Blanco y Russel Álvarez, otro de los actores, a partir de cierta inquietud que tenían de saber quién era Leopoldo El Cuatezón Beristáin, mi tío abuelo y cómico de Porfirio Díaz a principios del siglo pasado. Cuando hicieron la investigación me pidieron que fuera su asesor. Por eso la compañía se llama Los Cuatezones. Díaz admiraba mucho al Cuatezón y empezó a seguirlo. Cuando llegó el gobierno del presidente Madero, Huerta dio el golpe de Estado y, entonces, como Huerta acompañaba a Díaz a las funciones de teatro a ver al Cuatezón, lo hizo su cómico de cabecera.
“El Cuatezón Beristáin empezó a hacer el sketch político contra los revolucionarios, y lo corrieron del país por lo mismo. Creo que se equivocó, porque en ese momento no se podía ser porfirista, pero era un aristócrata. Él introdujo los tipos mexicanos en el teatro de género chico. No había tipos mexicanos, eso es impresionante. Se consideraba que no era de buen gusto.
“Entonces, a partir de ahí, el Cuatezón, que comenzó a hacer la crítica en el sketch político –que después tuvo seguidores como Jesús Martínez Palillo, y que fue un género que tuvo éxito en cierto momento–, se volvió casi un visionario, porque criticó a los revolucionarios, que luego traicionaron a la Revolución.
“Después el género vino a menos, y hace mucho que no se hacía. Creo que la última vez lo rescató Enrique Alonso Cachirulo, heredero e hijo putativo de María Conesa, con Dos tandas por un boleto y Chin chun chan, en los ochenta y principios de los noventa. El público recuerda mucho el tipo de sketches que hacía Palillo, o incluso ahora Héctor Suárez con este personaje que tiene en las redes sociales. Tandas y tundas mantiene el espíritu de esa época, de esos cómicos, y la función del arte: la de la crítica, la poetización, la modificación, el proyecto de la realidad. Si no somos críticos, entonces, ¿para qué pretendemos hacer arte?”, concluye Arturo Beristain.
El elenco de Tandas y tundas está integrado por Russel Álvarez, Camilo Beristain, Jorge Escandón, Laura Galo, Judith Inda, Ivonne Márquez, Reyna Mendizábal, Juan Carlos Sáenz, Óscar Serrano Cotán, Jerónimo Suárez Inda y Michelle Temoltzin. Participan, asimismo, la cantante Tiki Bermejo, el pianista Rodrigo León y el violinista Carlos Torres.