Con la representatividad legal que les confiere con base a los acuerdos que avala el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, el Sindicato Único de Trabajadores de Autotransportes Urbanos de Pasajeros Ruta-100, promovió –por enésima ocasión- la agenda temática para el diálogo que deberá sostener con el Gobierno de la Ciudad de México, a fin de darle la inmediata solución al conflicto ex Ruta-100, el cual no ha sido resuelto desde hace 26 años y que lo ubica como uno de los más longevos en el mundo laboral.

Con acuse de recibido del pasado 12 de abril ante la Secretaría de Gobierno de la Ciudad, la reunión promovida será encabezada por su titular José Alfonso Suárez del Real y Aguilera, quien tiene la obligación constitucional de darle continuidad a los acuerdos que dejara pendientes su antecesora, Rosa Icela Rodríguez, con quien había avances sustantivos que hasta la fecha han quedado truncados por diversas causas.

Una de ella, según revelan funcionarios de nivel, es porque el Doctor Suárez del Real sigue bajo observación médica ya que en semanas pasadas fue infectado por la pandemia del Covid-19, que ha cobrado miles de vidas de mexicanos en todo el país.

La temática a tratar entre las partes del SUTAUR-100 y el GCDMX, son tres puntos, con la diversificación de otros más, como es la firma de la Minuta de Acuerdos que quedó pendiente antes descrita; segundo, la instalación y calendarización de las mesas de trabajo y acuerdos pendientes de definir por las partes.

Y como tercero, el pleno reconocimiento que fue aprobado por la entonces VI Asamblea Legislativa del Distrito Federal, hoy Congreso de la Ciudad de México, sobre el acuerdo que se tuvo con el entonces secretario de Gobierno de la capital, Héctor Serrano Cortes, mediante el oficio MDPPOTA/CSP/1350/2014.

En las promociones se agregan tres mesas temáticas a seguir:

Primero.- La asignación de un presupuesto suficiente por parte del Poder Legislativo local, para que el GCDMX liquide e indemnice todos los adeudos e incumplimientos de los convenios políticos incluyendo el 28% que les fue descontado de su liquidación a los 12,004 trabajadores de la ex Ruta-100. Dicha negociación debe llevarse por conducto de su representación legal que es la Comisión Liquidadora con Toma de Nota y Personalidad Jurídica acreditadas con base al expediente 15297/95, cuaderno 44, resolución de fecha 6 de julio de 2004,

Segundo.- Establecer una mesa de diálogo y negociación que se desarrolle entre la Secretaría de Gobierno con la Comisión Liquidadora del SUTAUR-100, así como con la presencia de los representantes de las empresas del Grupo Metropolitano de Transporte (GMT); la imperiosa intervención imparcial de la Fiscalía General de Justicia capitalina; la presencia de un interventor equitativo en las Cajas Administradoras de las Sociedades Mercantiles antes señaladas para la devolución del 30% a los 7,012 inversionistas, con sus respectivos rendimientos a la fecha, y a todos cada uno de los aportantes a la creación de dicha empresa.

Y tercero.- El cumplimiento inmediato al convenio político de fecha 29 de marzo de 2012, mediante depósito de las cantidades correspondientes por parte de Finanzas a favor de la Secretaría de Movilidad, del pago de los derechos de concesiones y tarjetones suscritos en el convenio político a la Tesorería de la capital.

En este sentido, el líder moral de la ex Ruta-100, Jorge Cuellar Valdez confió en la sensibilidad de quien ahora encabeza la Secretaría de Gobierno, toda vez que el movimiento de la ex Ruta 100, ha vivido toda clase de vicisitudes tanto laborales, políticas y  sociales, al enfrentar a funcionarios que a simple vista carecen de la decisión ejecutiva para darle fin a este conflicto que ya tiene 26 años en la arena sociopolítica.

Urgió a la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, a cristalizar su promesa de ayudar a los trabajadores y a las clases sociales pobres, “porque –aseguró- miles de ex ruteros de la cien ocupamos un sitio en ese rango, y no es justo que a 26 años de que desapareciera una de las centrales camioneras urbanas más importantes en América Latina, como la ex Ruta-100, sigamos luchando por rescatar nuestras legítimas liquidaciones que unos malandros nos birlaron a través de sistémicas mentiras”.

Entre las múltiples vicisitudes a las que se han enfrentado los desvalidos ex trabajadores de la desaparecida ex Ruta-100, son las acciones ilegales de los contrainsurgentes que manipula la dupla de defraudadores Ricardo Barco López y Gabino Camacho Barrera.

Anunció que sus legítimas protestas pacíficas irán en franco crecimiento legal y constitucional, ya que “si no nos encontramos con obstáculos con protervos funcionarios de la Ciudad de México, los hallamos también y de forma innecesaria, en la Fiscalía General de Justicia”, que encabeza Ernestina Godoy.

Cuellar Valdez reiteró que la FGJCDMX ha caído en “prácticas de injusticia”, porque sus agentes que más bien operan como terroristas en lugar de dignificar la figura del Ministerio Público, continuamente amenazan a la dirigencia de la Comisión Liquidadora, para no saldar el conflicto de ex Ruta 100, que data de hace más de tres lustros.

“El Gobierno de la Ciudad de México por conducto de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, sin ideología que lo defina, se ha transformado en la cereza de instituciones nada confiable”, adujo Cuellar Valdez.

Recordó que el pasado jueves 8 de marzo amenazó el Ministerio Publico de la Fiscalía de Delitos Financieros Fernando Santillán Ostria, a la Comisión Liquidadora de fincarle responsabilidades en el asunto de GMT.

Frente a esta irregularidad que raya en la anticonstitucionalidad de hechos, “en lugar de atrapar a quienes tienen las empresas en su Poder de manera ilegítima, que son Gabino Camacho Barrera y Ricardo Barco López, éstos impunemente despojaron a 12,004 trabajadores de sus patrimonios y del patrimonio inmobiliario del SUTAUR-100”.

Sentenció: “Nosotros seguiremos exigiendo a la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum y a la Fiscal Ernestina Godoy, haga operar el sistema de justicia para castigar a quienes nos dejaron encuerados y en la vil calle, porque nosotros como agraviados jamás concederemos ni perdón, ni olvido”.

Dijo que los ultrajados de la ex Ruta 100 proseguirán con su peregrinar pacífico, acudirán a las instancias internacionales para que sepa el mundo que en este gobierno que se dice ser de “izquierda”, pisotea los derechos constitucionales de millones de trabajadores, hallándose secuestrados por una camarilla de comunistas sanguinarios.

Ante estas vicisitudes, la Comisión Liquidadora del SUTAUR-100, acreditó su personalidad jurídica ante la demanda solicitada por el Gobierno de la Ciudad de México, a través de la cual se ratifica la legitimización de la agrupación sindical de la Ruta 100.

Por ello, se desecha toda infiltración de arribistas que antagonistas aleatorios a este movimiento laboral, pretenden desconocer a través de chicanerías antijurídicas que han sido sorteadas y superadas por los ex trabajadores de esta central camionera, a lo largo de 26 años.

Asimismo, el SUTAUR-100 entregó al GCDMX, una relación de 45 impugnaciones y juicios de amparo promovidos por la contraparte representada por Gabino Camacho Barrera y Ricardo Barco López durante siete años, resueltos por el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje y por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a favor de la Comisión Liquidadora, electa en dos asambleas generales: la primera, celebrada el primero de diciembre de 2001, en el domo del Plan Sexenal con 8,000 sutaures; y la segunda, el 26 de julio de 2003, en la sala de armas de la Magdalena Mixhiuca, con la asistencia de 6,200 ex ruteros de la 100.

Dentro de la intensa actividad que viene realizando la ex Ruta 100 durante este 2021, Cuellar Valdez, anunció, por otro lado, que este 19 de junio, se conmemorará el Vigésimo Sexto Aniversario del artero y cobarde asesinato en contra del Magistrado penalista Abraham Polo Uscanga, cuyos restos descansan en una sobria cripta del Panteón Jardín de la Ciudad de México.

Han pasado prácticamente 26 años de dilatada impunidad entre los propios impartidores de justicia, ¡qué paradoja!, por lo que “ya es hora de que el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, recupere la confianza ciudadana, de que se convierta en símbolo de legalidad y paz social.

“Como cada año asistiremos al Panteón Jardín y honraremos la memoria de este ilustre mártir que defendió a los trabajadores de la ex Ruta-100 y la División del Poder Judicial en contra del Estado represor”, concluyó Jorge Cuellar Valdez, líder moral de la ex Rura-100.