El Ejecutivo federal debe suspender, de manera inmediata y hasta el próximo año 2021, la construcción de la Refinería en Dos Bocas, el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles y el Tren Maya, con la finalidad de contar con sus recursos para destinarlos al financiamiento de acciones emergentes extraordinarias e inmediatas de protección al ingreso de las familias mexicanas, afectadas por la pandemia del Covid-19.

La diputada Hortensia Noroña Quezada puntualizó que, con la suma de los montos asignados a estas tres obras, se contaría con una bolsa de dinero disponible para apoyar la economía nacional, por lo que propone se destinen al establecimiento y hasta el final de este año de un Programa Temporal de Seguro de Desempleo a trabajadores que lo hayan perdido por la contingencia sanitaria; establecimiento hasta el final de este año, de un programa temporal de Becas para Capacitación a Trabajadores; extensión hasta el primer trimestre del 2021, de la cobertura total de servicios médicos, para trabajadores desempleados y sus familias.

Así como un  Programa de Empleo Temporal para la población de zonas rurales, priorizando a aquellas zonas que se encuentren en semáforo rojo epidemiológico; extinción extraordinaria por el resto del año fiscal del Impuesto al Valor Agregado, a micro, pequeñas y medianas empresas; reducción nacional inmediata y hasta el primer trimestre del 2021, de las tarifas eléctricas, domésticas e industriales, en un porcentaje tres veces mayor, a la estimación de la inflación general esperada para el cierre de este año 2020.

La diputada por el estado de Jalisco señaló que México, al igual que muchos países alrededor del mundo, resienten cada día más la presencia de virus SARS-COV-2, que ha provocado millones de infectados y muertes, también nos muestra los daños colaterales cada día más latentes, permeando severamente en la población que hoy más que nunca espera la solidaridad de las autoridades competentes.

Los efectos del Covid-19 en la economía nacional ha afectado a todas las regiones del país, a todas las economías locales y de manera inevitable, a todas las familias mexicanas y su bolsillo. Pese a esto, nada se ha hecho para revertir la tasa de desempleo, que ya traía antes de la pandemia una tendencia alta que apuntaba a un récord; con la aparición de la pandemia y sus efectos, en lo que va del año se han registrado 15 millones de empleos perdidos, empleos de mujeres y hombres que se quedaron sin el sustento para su familia.

La diputada del GPPRI Noroña Quezada   destacó que, hasta el momento, no hay acciones ante la caída de ingresos por la parálisis en las actividades económicas, comerciales e industriales, generado por las medidas de seguridad y protección aplicadas por las autoridades a fin de contener la pandemia.

“No se ha movido ni un solo dedo, ni un solo peso para apoyar a quienes generan, al menos, el 80% de todo el empleo en este país, las casi 4 millones de micro, pequeñas y medianas empresas; lamentablemente las grandes empresas corren con la misma suerte”.