Suspende Profepa actividades de fundición de aluminio y acero por falta de autorizaciones en materia de residuos peligrosos en Apodaca, Nuevo León

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) impuso, como medida de seguridad, la suspensión temporal total del área de proceso de fundición de acero y aluminio de una empresa en Apodaca, Nuevo León.

En atención a una denuncia ciudadana personal de PROFEPA realizó una visita de inspección al establecimiento con el objeto de verificar sus obligaciones ambientales en materia de generación de residuos peligrosos.

La empresa tiene como actividad la fabricación de piezas metálicas mediante fundición de chatarra de aluminio y acero, utilizando como combustible aceite lubricante usado.

Durante la visita, los inspectores corroboraron que el lugar contaba con un horno de fundición, así como tambores metálicos de 200 litros, porrones plásticos de 50 litros, botes plásticos, mismos que contuvieron aceite gastado y que su destino final era la basura común. También se documentó que había áreas, en suelo natural impactadas con aceite lubricante usado.

Cuando se le solicitó la documentación requerida, el inspeccionado no contaba con: autorización para reciclaje de aceite lubricante usado como combustible alterno, registro como generador de residuos peligrosos, bitácora de operación anual, disposición final autorizada de residuos peligrosos, etiquetado de residuos peligrosos y con área para el almacenamiento temporal de residuos peligrosos.

Por lo anterior y de conformidad con el artículo 104 fracción II de la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos, la PROFEPA determinó como medida de seguridad, la Suspensión Temporal Total del área de proceso que tiene como actividad fundición de acero y aluminio.

Con este tipo de acciones la PROFEPA reitera su compromiso de vigilar que se cumpla con la normatividad en materia de residuos peligrosos para la conservación y protección de un mejor ambiente.