Con el objetivo de impartir un diplomado sobre la infraestructura física educativa del país, encaminado a crear espacios seguros y propicios donde los estudiantes puedan desarrollarse, el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, y el secretario de Educación Pública federal, Esteban Moctezuma Barragán, firmaron un convenio de colaboración.

El acuerdo, subrayó el rector, es una oportunidad para colaborar con la educación y el país. “Cuenten con la Universidad; seguiremos coadyuvando para alcanzar una educación universal, de calidad, y aspirar a un mejor desarrollo de la nación”.

En el Salón Nishizawa de la SEP, Graue destacó que la calidad de la educación pasa por diversos factores, como modernizar los planes y programas de estudio para formar ciudadanos íntegros y respetuosos; preparar a los docentes y tener infraestructura de calidad y entornos educativos propicios.

El diplomado, pionero en América Latina, está dirigido a lograr espacios seguros y entornos donde los jóvenes se desarrollen en forma adecuada y anhelen un mejor futuro, subrayó.

En su oportunidad, Moctezuma Barragán señaló que el diplomado es el primer paso para que las instancias universitarias y la Secretaría exploren canales de colaboración continua en beneficio de las instituciones educativas, de los alumnos y de la sociedad, en un área crucial como la generación de espacios docentes propicios para brindar una educación de excelencia y con equidad.

México necesita infraestructura educativa acorde, que utilice energías limpias y renovables, aproveche el agua, con sustentabilidad estructural en el uso de instalaciones públicas. “Estamos en un momento en la historia de la educación que demanda la mayor capacidad colaborativa y la suma de todos los esfuerzos para brindar espacios dignos”, dijo.

Se pretende que todos los niveles de gobierno busquen una colaboración transversal, continua y eficiente. Por ello, “con el impulso del diplomado, la SEP y la UNAM promueven un programa académico de alto nivel”, resaltó el secretario.

Previo a la firma, el director de la Facultad de Arquitectura (FA), Marcos Mazari Hiriart, expuso que el diplomado es pionero en América Latina, y existe la posibilidad de impartirlo en países del Cono Sur.

El fin es otorgar conocimientos para evaluar la infraestructura en materia de supervisión, certificación de la calidad y atención a daños, pues en México esta infraestructura ha sido afectada por los sismos y por el paso del tiempo.

Los alumnos podrán acreditarse como evaluadores de la calidad educativa y obtener su registro en el padrón de evaluadores, informó.

El documento, también signado por Mazari Hiriart, indica que el diplomado será en modalidad mixta (presencial y a distancia) y tiene como propósito que los participantes obtengan los conocimientos necesarios para responder a las necesidades del contexto nacional e internacional para el desarrollo de esta infraestructura.

Asimismo, contempla apoyos en materia de normatividad; gestión integral de riesgos; diseño arquitectónico, constructivo y de instalación de espacios de aprendizaje y equipamiento; adaptación climática; análisis y difusión de políticas públicas en materia de infraestructura física y certificación.

Además, la Universidad Nacional invitará a organizaciones internacionales y organismos especializados para que colaboren en la actualización con los representantes de los organismos responsables de la infraestructura física educativa del país.

Finalmente, en representación de los estudiantes del Primer Diplomado en Infraestructura Física Educativa, Marisol Aguilar Fernández, diseñadora industrial, apuntó que esta alianza es garantía de que el programa es de alta calidad y rendimiento.