Por la importancia de sus conocimientos y solidez técnica en temas fundamentales de la vida pública mexicana, los Órganos Constitucionales Autónomos deberían ser considerados dentro de la estructura política mexicana como un cuarto poder, ya que además son un instrumento que fortalecen la democracia del país y pueden hacer contrapeso al poder del ejecutivo y del legislativo.

De igual manera, es necesario definir el marco legal de estos organismos, mismos que ya son casi 200 en todo el país, tanto los del ámbito federal como los estatales, para que fortalezcan sus funciones, tengan instancias internas de rendición de cuentas, logren difundir su labor y acercarse un poco más a la sociedad.

Expertos en la materia convocados por México Justo.org AC en la mesa “El Federalismo Frente a los Organismos Constitucionales Autónomos”, coincidieron en afirmar que estas instancias son muy benéficas para México y es necesario dotarlas tanto de recursos como de mecanismos de selección claros y exigentes para quienes las conforman y estén al frente de ellas.

El Dr. José Ramón Cossío, Ministro en Retiro de la Suprema Corte de Justicia de México, aseguró que los llamados OCA nacieron en muchos países como desconfianza en las decisiones de los gobiernos, muchos de los cuales carecen de fundamentos técnicos y se tomaban con un alto desconocimiento sobre temas de relevancia pública.

Dijo que las entidades federativas pueden tener una alta definición, poder de decisión e intervención con respecto a sus Organismos Autónomos Constitucionales, en especial aquellos que tienen que ver con los derechos humanos, en tanto que las que se encuentran en temas de carácter más técnico como el caso de la Comisión Federal de Telecomunicaciones o la Comisión Reguladora de Energía pertenecen más al ámbito federal.

El ministro en retiro explicó que aún es necesario legislar sobre las atribuciones que tienen los OCA en los estados con respecto a las disposiciones de las Leyes Generales y su incidencia estatal, ya que hay delimitaciones y definiciones de espectros aún no claras que generan diferencias entre los ámbitos local y el federal.

Por su parte, el Dr. Marco Antonio Zeind, secretario técnico de la Facultada de Derecho de la UNAM, dijo que el contrapeso que estos órganos pueden ejercer hacia los poderes convencionales es fundamental, ya que el modelo actual de tres poderes está “rebasado y es obsoleto”, ya que no responde a las necesidades de gobierno actuales.

Los OCA son un cuarto poder porque guardan paridad jerárquica no adscrita a ninguno de estos poderes convencionales y varios de ellos han llegado a un alto perfeccionamiento de sus acciones y facultades.

Dijo que en México hay 189 Organismos Constitucionales Autónomos, a los cuales se les destinan ya 89 mil millones de pesos anuales, es decir tienen la importancia de un poder supremo con una alta incidencia en la vida pública del país.

El especialista sugirió tres acciones concretas para mejorar el funcionamiento de estos organismos a nivel federal y local: la garantía de un presupuesto, la integración de los requisitos que deben cumplir quienes formen parte de ellos y la conformación de contralorías internas que propicien la solvencia técnica para la que fueron creados.

Alina Nettel, catedrática de Derecho de la Universidad de Querétaro, aseguró que los Organismos Constitucionales Autónomos requieren de fortalecer su comunicación con el fin de acercarse a la sociedad sin descuidar su objetivo técnico fundamental, ya que tienen ahora una creciente importancia social e incidencia en la vida social.

Los OCA’s deben tener presencia nacional, atender las necesidades federales y locales, así como colaborar en la emancipación de la vida jurídica, política, económica, al tiempo de no responder a la concentración de poderes ni a la manipulación que suelen ejercer los protagonistas de la política en México.

De igual manera Yolidabey Alvarado, Magistrada electoral del Estado de Tabasco, afirmó que el los Organismos Constitucionales Autónomos son instancias que consolidan el sistema democrático tanto nivel federal como local y que por lo tanto deben estar dotados de los recursos económicos, legales y técnicos necesarios para su buen desempeño.

Hizo hincapié en la importancia que tienen en los procesos electorales en donde pueden influir en la autonomía financiera de los organismos electorales locales y en los cargos de las magistraturas estatales.

Los expertos aseguraron que la austeridad puede ser importante para el buen desempeño de los OCA, pero ésta no puede ser utilizada y menos en el caso de este tipo de organismos, como una herramienta política o ideológica como lo es ya para los poderes políticos y las dependencias de gobierno.

El Ministro en Retiro Genaro Góngora Pimentel, presidente del Consejo Académico de México Justo.Org AC, dijo que la existencia de estos órganos se justifica porque es necesario encomendarles tareas primordiales y específicas que emanan del Estado, con el fin de obtener especialización, agilización, control y transparencia en el desarrollo de dichas labores.

Finalmente Juan Carlos Pérez Góngora, aseveró que las conclusiones de esta sexta mesa de trabajo de México Justo.Org AC sobre los Organismos Constitucionales Autónomos serán tomadas por esta asociación civil para estructurar propuestas que sean llevadas al Congreso de la Unión y promover leyes que fortalezcan no sólo a los propios OCA sino que beneficien a la sociedad mexicana y con él a la democracia de México.