La Comisión Liquidadora de la ex Ruta 100, denunció que José Alfonso Suárez del Real y Aguilera, se ha distinguido en aplicar una política del “divide y vencerás”, al corromper “con chayos en especie” a deshonestos grupos de trabajadores disidentes que pretenden tronar una lucha que ya duró más de 25 años. “pareciera que es un beneficio personal de dicho funcionario”, puntualizó.

Recordó que la situación de “soluciones” se desvaneció cuando el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, en octubre del 2020, llamó a Rosa Icela a integrarse a su Gabinete, designándola titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

En el historial de este conflicto, los avances de las mesas de negociaciones para finiquitar uno de los movimientos laborales más viejos de la Ciudad de México -donde continuamente exige “¡justicia!”-, quedaron truncadas, heredándole propiamente el caso ex Ruta-100 a José Alfonso Suárez del Real y Aguilera,

José Alfonso Suárez del Real y Aguilera, Secretario general del GCDMX.jpg

A la licenciada Rosa Ícela Rodríguez Velázquez a quien se le considera una intachable periodista y servidora pública mexicana que se desempeñó como secretaria de Gobierno de la Ciudad de México desde el 5 de diciembre de 2018 hasta el 26 de julio de 2020, desde que asumió dicha responsabilidad, atendió puntualmente a los integrantes de la Comisión Liquidadora del Sutaur-100.

Su extraordinario desempeño se fincó porque la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, instruyó a la Secretaría de Gobierno estudiara, analizara y resolviera el conflicto camionero de la R-100, situación que llevaba un apremio de solución incomparable.

Al paso del tiempo durante el 2020-2021, las negociaciones entre el GCDMX y los representantes de la Comisión Liquidadora de la ex Ruta-100, se vieron interrumpidas por la peligrosa presencia del Coronavirus, que hasta hoy en día, la sociedad sigue sorteando y sin hallar solución inmediata alguna, y que ha cobrado la vida de cerca de 200 mil personas en México.

La Comisión Liquidadora de la R-100 lamentó que Rosa Ícela haya sido removida del cargo como Secretaria de Gobierno de la Ciudad de México, aunque inicialmente se consideró que la llegada de Suárez del Real y Aguilera “podría ayudar en algo para darle seguimiento a la solución del conflicto del SUTAUR-100. Pero no fue así”.

El desempeño de Suárez del Real y Aguilera ha sido peculiarmente engañoso, porque pretende desconocer la legalidad de la Comisión Liquidadora, ha financiado con tendencias de corrupción, a la llamada contrainsurgencia de la ex Ruta-100, toda vez que en diciembre pasado, a nombre del GCDMX, indebidamente les entregó 150 despensas a ese grupúsculo manipulado y dominado por los defraudadores Ricardo Barco López y Gabino Camacho Barrera, dejando en evidencia que el Gobierno de la Ciudad de México busca que la situación de este conflicto iniciado el 8 de abril de 1995, se prolongue sin solución alguna por muchos años más, pareciendo que son enemigos de la política laboral de la capital.

ex trabajadores de la Ruta 100 reanudaron sus protestas pacíficas.jpg

El Tesorero del SUTAUR-100, Ernesto Monroy Martínez, emitió su extrañamiento a la jefa de gobierno de la ciudad al recular para darle solución a la problemática política y laboral de la ex Ruta-100, cuando se comprometió que una de sus prioridades como responsable de la capital de la República, era darle solución a esta añeja demanda.

Antes, durante y después, el Gobierno de la Ciudad de México y los defraudadores en posesión de las empresas del Grupo Metropolitano de Transporte (GMT), han creado un grupo de contrainsurgencia en contra de la Comisión Liquidadora del Sutaur-100, con la finalidad de disolver el movimiento de lucha de los trabajadores de la R-100, que tiene la finalidad de seguir enrareciendo y confundir las acciones legales que se han interpuesto ante instancias legislativas y judiciales.

La estrategia del GCDMX y defraudadores que están coludidos en el saqueo de los recursos de los trabajadores, es clara porque utilizan el viejo sistema del “divide y vencerás” intentando desconocer a la representación legal del SUTAUR-100, que es la Comisión Liquidadora reconocida por el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje. “En este aspecto, Suárez del Real se ha prestado a corromper a los contras de esta sufrible y prolongada lucha sindical”, alertó Monroy.

Los daños y perjuicios a los trabajadores inversionistas y los adeudos e incumplimientos de los convenios políticos firmados con el SUTAUR-100, tanto del 30% como del 28%, ascienden a más de mil millones de pesos.

Lo que menciona José Acosta Saavedra, apodado “El Cheche”, y a quien califican como un merolico pagado, es una farsa diabólica inventada por el GCDMX y los defraudadores Ricardo Barco y Gabino Camacho para intentar disolver el movimiento y no pagar lo justo que determinen los jueces en nuestras demandas y denuncias interpuestas en el TSJCDMX y en la Fiscalía  General de Justicia de la Ciudad de México.

“Ha sido capaz de involucrar a connotados políticos que hoy despachan en el Gobierno federal como Marcelo Ebrard Casaubon, así como otros que fungieron como Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, de adueñarse de multimillonarios fideicomisos, por lo que el Cheche corre el riesgo de ser encarcelado por el delito de daño moral”.

Los sutaures condenaron, de igual manera, la beligerancia antidemocrática que las autoridades de la capital de la República, pretendiendo hacer “válidas” a través de chicanerías jurídicas y políticas, para desvanecer este conflicto que desde hace 25 años vienen luchando por rescatar las liquidaciones que les fueron defraudadas por sus ex dirigentes Ricardo Barco López y Gabino Camacho Barrera, entre otros.

La Comisión Liquidadora del Sutaur-100 insistió que existe paradójicamente una sistémica colusión de funcionarios entre los defraudadores de la ex Ruta-100 con las autoridades capitalinas y ex dirigentes corruptos de este movimiento obrero, “para no pagarles ni un pesos a los querellantes. Es como hablar también que la contrainsurgencia se está provocando un ahorcamiento de asimismo y solita, cayendo en un juego maquiavélico por parte de las autoridades del gobierno capitalino y los corruptos de Barco y Camacho”.

Hizo hincapié que toda promoción que pudieran hacer los llamados “contrainsurgentes” ante las instancias oficiales, carecen de efectos jurídicos y legales, toda vez que el SUTAUR-100 tiene en su poder la Toma de Nota avalada por la Junta de Conciliación y Arbitraje, y cuyo sindicato está en proceso de Liquidación ante el Tribunal  Federal de Conciliación y Arbitraje, en el expediente 15297/95, cuaderno 44, resolución de fecha 6 de julio de 2004.

“Bajo una connivencia extraña, el gobierno de la Ciudad de México que debería estar apegada a la legalidad, junto con los defraudadores en posesión de las empresas de Grupo GMT, han creado una caterva contrainsurgente para enfrentar ilegalmente a la Comisión Liquidadora del SUTAUR, con la finalidad de desaparecer el movimiento de lucha de los trabajadores de la R-100, siendo aquellos los encargados de enrarecer y confundir las acciones legales que se han promovido ante instancias legislativas y judiciales”, remarcó Monroy.

En torno a toda esta complejidad que ahora guarda el conflicto de la ex Ruta-100, la figura del Ministerio Público de la Fiscalía General de Justicia capitalina, ya tiene en su poder las promociones de denuncias fundamentadas, así como expedientes que fueron turnadas ante diversos juzgados del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, acusando del histórico y extraordinario fraude continuado y permitido por todas las administraciones de los Gobiernos de la Ciudad de México, incluido el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en su momento.

Los ex choferes han reiterado hasta la saciedad, para que las autoridades correspondientes procedan conforme a derecho, y no dar ninguna atención o prioridad a la contrainsurgencia de la ex Ruta-100 que manipulan Ricardo Barco y Gabino Camacho; “éstos carecen de toda legalidad ante las autoridades oficiales”, subrayó.

Le decimos a la Fiscalía de Justicia -precisó Monroy Martínez-, que ya no le haga tanto al cuento toda vez que los defraudadores ahí están vistos de primera mano y están ubicados para su inmediata detención, es decir, siguen teniendo en su posesión las empresas de GMT, las líneas del Metrobús donde han desviado los recursos de GMT, y su riqueza ilegal es totalmente descomunal.

“Nada más es que la Policía de Investigación Judicial acuda por ellos, ‘es como agarrar a los rateros ‘con las manos en la masa’, pero lamentablemente el GCDMX no lo hace porque prevalece la confabulación de funcionarios y porque sus complicidades económicas son enormes”, resaltó.

De tal suerte que la ex Ruta-100 anunció que ante la inconvertibilidad y el sesgo corruptible que ha emprendido el actual secretario de Gobierno de la Ciudad de México, José Alfonso Suárez del Real y Aguilera, pretende “hacerle al cuento” y generar otro conflicto de dimensiones incalculables.

La ex Ruta 100, adelantó que continuará con sus manifestaciones y marchas pacíficas por toda la Ciudad de México, ya que si bien consideraron que “el Zócalo es nuestra casa”, seguirán arengando sus famosos gritos de “Lucha, lucha, lucha, no dejes de luchar”, “¡Ni perdón, ni olvido!”, “¡SUTAUR vive, la lucha sigue! ¡Si no hay justicia, no habrá paz!”, mismos que se han convertido en un referente por más de mil gargantas que se reúnen cada semana en la histórica Plaza de la Constitución de México.

“Compañeros: volveremos a tomar acciones jurídicas, políticas y sociales y una campaña de denuncia pública nacional e internacional, y en los hechos, el rescate de nuestras propiedades, con la finalidad de lograr que nuestros derechos sean resarcidos”, puntualizó por su lado el líder moral de la ex Ruta-100, Jorge Cuellar Valdez.

En este contexto, los ex trabajadores de la Ruta 100 reanudaron sus protestas pacíficas teniendo como principal escenario el Hemiciclo a Juárez, localizado en la Alameda Central de la Ciudad de México, donde se guardó un minuto de silencio por todas las personas fallecidas por el Covid-19  en México, así como la veintena de compañeros de esta central camionera obrera quienes al irse de esta vida, dejaron un legado de incansable lucha que se mantendrá hasta que el GCDMX le dé solución a su eterno conflicto.

Finalmente el líder camionero, exhortó a sus compañeros a “no bajar la Guardia” pasando lista de asistencia a las concentraciones semanales que hacen cada día Jueves en el Zócalo de la Ciudad de México, “porque es muy importante que sepan que se les hará justicia a los que están luchando y participando en los movimientos de la organización con presencia y apoyando para los gastos jurídicos, contables, de difusión, gasolinas, papelería y tinta para hacer los escritos, reparación de equipo de cómputo, el del sonido y de los vehículos que transportan toda la logística de las marchas, como son, además, mantas y sonido.

“Quien piense que estando descansando en su casa va a recibir algo, está equivocado, los compañeros que están luchando así lo han acordado”, concluyó.