Los gobiernos de México, Uruguay y CARICOM, en respuesta a la llamada del Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, coinciden en que la forma más adecuada para hacer frente a la compleja situación que prevalece en Venezuela es a través del diálogo para una negociación, a partir de una posición de respeto al Derecho Internacional y Derechos Humanos. La postura histórica de nuestros países es y será siempre a la diplomacia privilegio sobre otras alternativas, ya que es la única manera de lograr la paz y la estabilidad sostenible, legítima y eficaz.

Por lo tanto, proponemos el Mecanismo de Montevideo, sobre la base de nuestro interés legítimo y voluntad de ayudar al pueblo venezolano ya los actores involucrados a encontrar una solución a sus diferencias. Esta iniciativa se ofrece a los actores venezolanos como una alternativa pacífica y democrática que el diálogo privilegios y la paz, con el objetivo de crear todas las condiciones necesarias para una solución integral, global y duradera.

Este mecanismo, la evidencia de una diplomacia activa, proactiva y conciliador para que las partes contendientes más juntos, evitar el conflicto y la violencia, se guía por los principios de no intervención, igualdad jurídica de los Estados, la solución pacífica de las controversias, el respeto de los humanos de derechos y libre determinación.

Basado en la experiencia de los países firmantes en los procesos de mediación y resolución pacífica de conflictos, proponemos establecer un proceso de cuatro fases, que se desarrollará durante un período de tiempo razonable, previamente acordado por las partes:

Fase diálogo: Crear las condiciones para los contactos directos entre los actores involucrados, en un ambiente de seguridad.

Fase de negociación: la presentación estratégica de los resultados de la fase anterior a las contrapartes, tratando de encontrar un terreno y áreas de oportunidad para permitir la relajación de las posiciones e identificar posibles acuerdos comunes.

Compromisos Fase: Construcción y suscripción de acuerdos con base en los resultados de la fase de negociación, con las características y el calendario, previamente acordados.

Fase de Implementación: La materialización de los compromisos adquiridos en la fase anterior con el acompañamiento internacional.

Los suscriptores de esta declaración están de acuerdo en que la complejidad de las circunstancias no debe ser una razón para despedir a los canales diplomáticos para la solución de diferencias, y reiterar nuestra decisión para ayudar a restaurar la tranquilidad del pueblo venezolano, a través del diálogo y la paz, la reducción de las tensiones entre las fuerzas políticas y evitar la amenaza o al uso de la fuerza.

Del mismo modo, nuestros gobiernos reiteran su preocupación por la grave situación humanitaria y respetuosa exhortan a todas las partes para garantizar la validez de los derechos humanos y las libertades establecidos en la Carta de las Naciones Unidas, suscrito por Venezuela.

Este mecanismo es nuestra propuesta para garantizar una solución pacífica y democrática que impide una escalada de la violencia. En el caso de que las partes deciden comunicar, podríamos invitar a la señora Rebeca Grynspan, ex vicepresidente de Costa Rica y actual secretario general Iberoamericano, Enrique Iglesias y el Sr. Bernardo Sepúlveda, ex Ministros de Asuntos Exteriores de Uruguay y México y Sir David Simmons, ex Presidente del Tribunal Supremo de Barbados, como un alto representante de la CARICOM, personalidades de reconocida experiencia internacional y la calidad moral, para acompañar este Mecanismo.