Principal Deporte Sin buena administración no hay derechos humanos: Yasmín Esquivel Mossa

Sin buena administración no hay derechos humanos: Yasmín Esquivel Mossa

52
Compartir

MONTERREY, NL.- Este día la ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación Yasmín Esquivel Mossa recibió la Medalla al Mérito en Derecho Administrativo Dr. Jorge A. Treviño Martínez, que otorga el Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Nuevo León, como reconocimiento a su trayectoria y aportaciones a la justicia administrativa del país. En el marco de este acto, llevado a cabo en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Nuevo León, la integrante del máximo tribunal del país, dictó la conferencia denominada “Los retos de la justicia administrativa”. Como parte de sus reflexiones, Esquivel Mossa habló de la importancia de considerar que actualmente la organización y el funcionamiento de todas las administraciones públicas, así como los procesos de ejercicio del poder, deben girar en torno al principio fundamental de la buena administración, y explicó por qué.
“El principio jurídico fundamental de la buena administración consiste en poner en el centro de las políticas públicas a las personas, con el propósito de brindarles la mejor atención y solución posibles a sus demandas y problemas, los cuales debe atender el gobierno, es decir, dichas políticas tienen que tender a la eficacia y eficiencia de todos los servicios públicos, ya que sólo así será posible que, mediante la administración, se logre el cumplimiento pleno de los derechos fundamentales”, señaló la galardonada.
En ese sentido, la ministra Esquivel comentó que actualmente la justicia administrativa ha tendido que trascender de la mera solución de conflictos entre el Estado y los particulares, a través de tribunales especializados, a dedicarse a una función mucho más robusta, que busca asegurar, mediante nuevos procedimientos y diversos órganos, algunos de ellos dotados de autonomía constitucional, que la conducción de los asuntos públicos esté orientada al cumplimiento de los fines sociales establecidos en la Constitución. “Sin una buena administración, no puede haber garantía de respeto y efectividad a los derechos y las libertades humanas”, puntualizó.