De la mano de la Universidad Anáhuac, Editorial Siglo XXI y la UNAM, Carolina Magaña Fajardo presentó su libro El Art Déco en Ciudad de México, acompañada del arquitecto Iván San Martín de Córdova, en la 41 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM).

La idea de esta publicación surgió a partir del trabajo de la tesis de maestría y doctorado de Carolina Magaña, la cual fue formándose con el tiempo hasta convertirse en una publicación mayor. Un libro que propone respuestas a cuestiones como “¿Qué hacer con ese patrimonio en México? ¿Cómo preservarlo? ¿Cómo intervenirlos sin dañarlos?. Pone total interés en este movimiento arquitectónico y de diseño que significa una característica decorativa única en el país.

“Nuestra cultura mexicana es ancestralmente decorativa”. -Iván Córdova

A partir de la presentación del arquitecto Córdova, aclaró la importancia de dar apertura y crédito a un equipo que constituye toda una obra ya que la constante disputa entre profesionistas como Arquitectos e Ingenieros civiles parece ya tradición.  “Decir que la arquitectura es sólo de arquitectos (sin dar crédito a Ingenieros civile), es ignorar el desarrollo de nuestra arquitectura”, afirmó.

El libro, además, cuenta con una colaboración fotográfica de Paulina Lavista que lo ilustra y destaca los detalles arquitectónicos de los recintos y edificaciones investigadas. Entre algunas colonias decoradas a partir de este movimiento que fueron parte de la investigación están: Tabacalera, Centro, Doctores, Roma, Condesa, Cuauhtémoc e Hipódromo, por mencionar sólo algunas.

Por otro lado, el arquitecto Córdova atrajo a la audiencia con siete puntos del Art Déco los cuales tituló “los 7 pecados capitales” por ser características erróneas de este estilo:

  1. Tener ornamentos arquitectónicos.
  2. Es un estilo que viene de fuera (extranjero).
  3. Decir que el Art Déco era un estilo arquitectónico feo.
  4. Son puras obras hechas por ingenieros.
  5. Es un estilo capitalino
  6. Es un estilo clasemediero.
  7. No aportó nada a las ciudades.

Ahora, dijo Córdova, estos “pecados” han pasado a ser más bien virtudes del Art Déco.