Con un programa conformado por obras de Edward Elgar, Leonard Bernstein y Rodion Shchedrin, la Orquesta de Cámara de Bellas Artes (OCBA), dirigida por José Luis Castillo, inició su temporada 2019 con la violinista Shari Mason como solista invitada.

La obra que abrió el concierto en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes fue Sospiri, op. 70, del compositor británico Edward Elgar, cuya delicada pieza ofreció un diálogo melancólico entre el arpa y el resto de la orquesta. La interpretación de la OCBA se ganó en un instante el favor del público.

Posteriormente vino el momento estrella del concierto: Shari Manson apareció en el escenario; una violinista que sabe darle su tiempo al público para abrir el camino hacia la música. Junto con la OCBA, interpretó Serenata para violín, arpa y percusión de Leonard Bernstein, obra inspirada en los Diálogos de Platón, específicamente en el Banquete.

La obra está dividida en cinco movimientos, titulados a partir de los personajes que intercalan en el diálogo: Fedro, Pausanias, Aristófanes, Erixímaco, Agatón y, finalmente, Sócrates y Alcibíades.

El protagonista de la pieza fue el violín de Mason, mediante el cual recordó algunos aspectos temáticos de aquel diálogo intelectual en torno al amor; sin embargo, el estoicismo de la intérprete y el histrionismo de su instrumento en cada sección, evocaron también la voz inteligente de Sócrates.

Al finalizar, Shari Mason tuvo que salir tres veces para agradecer el aplauso de un público que no la dejaba irse, pues, con la participación de su violín en la obra, logró acaparar la atención de los asistentes.

Después del diálogo filosófico musical, vino Ballet Carmen, para cuerdas y percusión, de Rodion Shchedrin, obra sobre Carmen de Georges Bizet. Esta suite que cita en sus movimientos a la segunda pieza, también se desprende de ella a partir del uso diferente de las percusiones y las cuerdas.

Con esta obra, la OCBA hace doble honor a su trabajo de difusión sobre un variado repertorio musical internacional, pues forma parte de esas piezas conocidas por las personas asiduas a la ópera y el ballet. Esta vez sorprendieron con una nueva versión, permitiendo que el público refresque su visión sobre la composición.

Artículo anteriorEspecialistas recordarán al arquitecto Rafael López Rangel
Artículo siguienteRiverbed señala a Dante Malagrino como Vicepresidente Senior y Director General