Aunque por ahora tendrá que bajar un poco el ritmo de su preparación, el pentatleta mexicano Emiliano Hernández no cesa en su objetivo de convertirse en uno de los mejores  del mundo y alcanzar su boleto olímpico a Tokio 2020.

“Mi meta es poner el nombre de México en alto, que nuestro país sea un monstruo del pentatlón para inspirar a las nuevas generaciones. Creo que tanto Mariana Arceo, Mayan Oliver, Manuel Padilla y yo, entre otros, estamos haciendo muy buen trabajo”, comentó.

Tras regresar a salvo de un campamento de altura en Hungría, Emiliano  compartió sus avances.

“Me fue bien en Europa, quedé en el sitio 11 en una competencia donde estuvieron los mejores del mundo y creo que eso habla bien de mi preparación. Además, estar fuera me ayudó a mejorar mucho en esgrima y equitación”, comentó.

Hernández se mostró feliz por la cercanía del Mundial de la especialidad que se llevará a cabo en Cancún.

“Va a ser una experiencia muy bonita para todos los mexicanos, además de que, si logro una buena participación, puedo acercarme mucho a los Juegos Olímpicos de Tokio”.

Hernández quiere seguir los pasos de su hermano Ismael, medallista de bronce en la justa veraniega de Río de Janeiro 2016.

“Me da consejos todo el tiempo sobre no tropezar con lo mismo que él, me dice que debo tener mucha paciencia, que Tokio es el inicio, no el final del camino”.

Al seleccionado le alegra el crecimiento del pentatlón moderno mexicano.

“Poco a poco nos toman en cuenta a nivel mundial, nuestro país ya comienza a dibujarse en el mapa internacional y esperamos que así continúe”, concluyó.