La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) manifiesta su total desacuerdo con los señalamientos expresados por el decano de la Facultad de Derecho y, por tanto, presidente del Tribunal Universitario, Eduardo López Betancourt, sobre la atención que esta casa de estudios otorga a las denuncias sobre violencia de género.

La institución no puede aceptar expresiones irresponsables y acusaciones faltas de sustento como las vertidas a algunos medios de comunicación por el decano de la Facultad de Derecho, que sugieren actitudes contrarias a la legislación por parte de la autoridad universitaria.

La violencia contra las mujeres es una realidad que lastima a todos, es inadmisible y la Universidad Nacional está decidida a erradicarla, como lo ha demostrado con diversas medidas que han sido del conocimiento de la comunidad universitaria. Por ejemplo.

Desde 2016 puso en marcha el Protocolo para la atención de casos de violencia de género, el cual permitió visibilizar el problema y se encuentra en permanente actualización para que la atención de denuncias y las respuestas sean cada vez más prontas, expeditas y satisfactorias.

A través de la Unidad para la Atención y Seguimiento de Denuncias (UNAD) y de las oficinas jurídicas de los planteles, las universitarias y los universitarios presentaron (de 2016 al pasado 31 de octubre) un total de mil 104 quejas, de las que resultaron 991 presuntos agresores.

Del número de quejas totales fueron iniciados 862 procedimientos de sanción, de los cuales 553 han sido resueltos y, de ellos, 528 fueron sancionados.

Hay 141 procedimientos pendientes, en tanto que 168 más fueron dados por concluidos sin sanción.

En el mismo periodo, un total de 177 alumnos fueron expulsados, suspendidos o amonestados. En cuanto al personal académico, se rescindió el contrato a 50, se suspendió a 74 y 49 fueron amonestados.

Además, se rescindió contrato a 29 trabajadores administrativos; se resolvió suspender a 51 y se amonestó a 23. También se sancionó a 15 trabajadores de confianza.

La Comisión de Legislación del Consejo Universitario trabaja, por otra parte, en un proyecto para fortalecer la representación de mujeres en el Tribunal Universitario, lo cual permitirá brindar un mayor enfoque de género a dicho órgano.

Esta Comisión analiza igualmente incorporar algunas medidas adicionales tendientes a democratizar y otorgar mayor pluralidad al Tribunal. El proyecto de reformas podría ser puesto a la consideración del Consejo Universitario en fecha próxima.

La Universidad de la Nación reconoce en la violencia de género a una de las injusticias que más lastima a las mujeres en el mundo y, desde luego, en nuestro país. Es una realidad inaceptable que a todos indigna y que debe ser erradicada a la brevedad.

Esta casa de estudios enfrenta el problema, no lo esconde ni lo niega. Por eso no admite descalificaciones tendenciosas, a todas luces impropias de un universitario.