La propuesta del Presidente Andrés Manuel López Obrador que presentará a su homólogo estadounidense, Joe Biden, para ofrecer el incentivo de visas de trabajo en Estados Unidos y hasta ciudadanía a campesinos mexicanos inscritos en el Programa Sembrando Vida además de ser una ocurrencia es el reconocimiento de la 4T “sobre el fracaso de uno de sus programas insignias”, dijo Federico Ovalle Vaquera, Secretario General de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos.

“Es un programa fracasado porque el diseño y la operación se hizo sin tener una base sólida de beneficiarios; se hizo sin respetar zonas arboladas, porque para que los campesinos se hicieran acreedores desmontaron parcelas y, en muchos casos, que talaron árboles para obtener entre 4 mil 500 pesos y 5 mil pesos por mes. Aunado a ello está acreditado que el 50% de los árboles plantados en dos años de gestión ya se secaron”.

Ello demuestra que ni se restableció la biodiversidad, ni se generaron empleos y mucho menos se logró la estabilidad en ingresos de esa gente que recibe el apoyo, agregó el dirigente de la CIOAC en entrevista de medios.

Desde el punto de vista de Federico Ovalle Vaquera, el Gobierno de la llamada Cuarta Transformación, que no tiene rumbo, que carece de políticas públicas diseñadas para hacerle frente a la problemática que vive el campo y los campesinos.

Indicó que no está en contra de los apoyos a la gente pero la realidad demuestra que son apoyos insignificantes e insuficientes que no resuelven el problema de la pobreza ni dan bienestar de tal suerte que tampoco generan una base económica que permita a los beneficiarios vivir de su trabajo e ingresos.

Así las cosas Sembrado Vida es un fracaso disfrazado de logro tal como el Jefe de la Nación lo hace con las remesas pues éste ingreso se lo adjudica como triunfo gubernamental.

Es decir, detalló, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, “se dedica a presumir con sombrero ajeno las remesas que mandan los connacionales desde Estados Unidos”.

Si bien es cierto que han crecido los montos enviados por los campesinos, es mentira que sea resultado de un esfuerzo gubernamental o de alguna política pública del gobierno mexicano.

Federico Ovalle, oriundo de Zacatecas, aseguró que esta entidad registra una gran migración de campesinos porque en sus lugares de origen no encuentra el trabajo ni tienen condiciones productivas para vivir.

Y es que, agregó, se carece de una política pública, que les permita radicarse en sus lugares de origen y vivir de su trabajo junto con sus familias, en lugar de irse a los Estados Unidos.

“Reconozco como zacatecano que hay un aumento en la recepción de remesas pero Andrés Manuel López Obrador, no debería presumirlo como un logro porque si bien es un beneficio para las familias, lo anterior implicó la desarticulación de la familia”, resaltó.

La migración es igual a separación familiar pues se va el padre, se queda la esposa e hijos a la deriva muchas veces o el apoyo que llega es insuficiente para su desarrollo, educación y una vida adecuada.

Por eso mucha gente, muchos chavos se ven obligados a buscar otras opciones de sobrevivencia, a veces ilícitas, señaló.

“Si las familias se desarticulan. Cómo se puede presumir como producto de una política pública, cuestionó y sostuvo que por tanto se trata de un fracaso.

Por tanto, consideró que el camino es una política de inversión productiva en bienes públicos, en infraestructura, en crédito, en mecanización, donde los productores tengan programas eficaces pues este Gobierno canceló presupuesto para tales fines.

Lamentablemente, sentenció: “me queda claro que con la Cuarta Transformación y sus personeros no avanzaremos. No les alcanza para eso porque los caprichos y ocurrencias de Andrés Manuel López Obrador no apuntan en esa dirección. Una política diferente sólo será producto del esfuerzo de los propios campesinos”.