SEMARNAT y CONANP celebran 10 años de proteger las área de conservación

Javier Bárcenas

Con una exposición de pinturas y fotografías, se conmemoró el décimo aniversario del fortalecimiento institucional de las Áreas Destinadas Voluntariamente a la Conservación (ADVC), entre la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, y la Comisión Nacional de las Áreas Naturales Protegidas.

Tras la participación de diversos actores que se encargan de la conservación de las áreas protegidas, la Cámara de Diputados, fue testigo a través de la Comisión del Medio Ambiente, Sustentabilidad, Cambio Climático y Recursos Naturales, del compromiso que existe en el tema de la conservación del medio ambiente.

La secretaria del Medio Ambiente, Josefa González Blanco, y el director de Áreas Protegidas, Andrew Rhodes Espinoza, expresaron que existen 332 ADVC distribuidas en 24 estados del país con una superficie aproximada de medio millón de hectáreas y la participación de más de 84 mil personas en este programa.

En este evento se enmarcó la conmemoración de los 10 años de que las estrategias de conservación voluntaria, conocidas como ADVC fueran incorporadas al SNAP.

Las ADVC de competencia federal, responden a la iniciativa de los pueblos indígenas, organizaciones sociales, personas morales, públicas o privadas, que voluntariamente distan sus predios y recursos a acciones de conservación ambiental.

La secretaria González Blanco hizo entrega de los certificados que reconocen a  diversos sitios, entre ellos, La Loma del Gorrión, en Coahuila; y el Ejido Emiliano Zapata, en el Estado de México, como áreas destinadas voluntariamente a la conservación ADVC y señalo que la actual administración tiene como meta incrementar sustancialmente la superficie bajo conservación voluntaria.

Dijo que la participación de la sociedad es un elemento fundamental e indispensable para lograr el desarrollo sustentable de México, e hizo incapié en que todas las políticas públicas plenteadas desde el gobierno deben desenvolverse en estrecha coordinación con las comunidades donde serán implementadas.

“No hay mejor forma de celebrar 10 años de conservación voluntaria en México que comprometiéndonos a ampliar consideradamente la superficie conservada de manera voluntaria”, aseveró.