El senador Gustavo Madero Muñoz e integrantes de la Comisión de Recursos Hidráulicos se reunieron con productores agrícolas en la Presa La Boquilla, donde se estableció el compromiso para que desde el Senado de la República se busque solución para el conflicto por el agua, que se vive en Chihuahua.

“La comisión ha podido constatar que no hay agua. El tratado no se ha cumplido por errores de la administración, no de los productores. Los productores sólo quieren trabajar. En todos estos años México y Chihuahua han cumplido con el tratado a cambio de nada”, expresó Madero Muñoz.

La visita es en respuesta a diversas peticiones en la tribuna solicitando la intervención y la presencia de miembros del Senado para el encuentro, a fin de buscar un canal de mediación entre los productores, el estado y el Gobierno federal.

El senador Raúl Paz Alonzo, presidente de la comisión, indicó que además de abrir ese canal se establecerá un análisis a fondo que permita generar un producto legislativo que defina con claridad los impactos del tratado que han dado origen al conflicto.

Previo a la visita a la presa localizada en el municipio de San Francisco de Conchos, la Comisión de Recursos Hidráulicos del Senado sesionó en la ciudad de Chihuahua en donde además los integrantes sostuvieron un primer acercamiento con representantes de la Asociación de Usuarios de Riego de Chihuahua (URECH), de la Comisión Internacional de Límites y Aguas entre México y Unidos (CILA) y del estado.

Posteriormente se trasladaron a la presa donde en presencia de personal técnico y de los productores constataron los niveles que mantiene el embalse, apenas del 30 por ciento, al tiempo que escucharon las inquietudes de los agricultores que permanecen en el lugar.

Madero Muñoz se pronunció una vez más por la urgencia de que el Gobierno federal se abra al diálogo, al consenso, y se atiendan las inquietudes de miles de familias de la región que anticipan el riesgo de verse afectados en sus cultivos del ciclo agrícola del siguiente año a consecuencia de la extracción de agua.

“La presencia de los senadores es fundamental y esperanzadora para la apertura de un diálogo que garantice que las medidas que se apliquen no sean unilaterales, y mucho menos militarizadas”, consideró.