El Gobierno de México reinstaló el Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, con lo que deja claro que esta tarea es prioritaria, que no es un gobierno indiferente y que asume la obligación de tomar las medidas para responder a las justas exigencias de las familias de personas desaparecidas en el país, para lograr acercarlas a la verdad y la justicia que reclaman. 

En presencia del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador –quien presidió el acto para la reinstalación de dicho Sistema—, la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, llamó a un hermanamiento con esta causa “porque –subrayó— es además otra herramienta para pacificar a nuestro país. Hagamos un compromiso humanitario, de manera respetuosa hago este llamado para que fijemos el compromiso de que para el tercer trimestre del año, todos los estados cuenten con una Comisión de Búsqueda funcional y efectiva que esté cerca de las familias”.

Ante el Subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez y la Comisionada Nacional de Búsqueda de Personas, Karla Quintana Osuna, la encargada de la política interior del país llamó a demostrar que es posible cerrar filas y construir un frente común para lograr salir de la crisis por la que atraviesa México, en materia de desapariciones.

“Nuestro Gobierno no es un gobierno indiferente. Que mientras nos sigan faltando las y los desaparecidos, México seguirá incompleto y nuestra sociedad seguirá lejos de la justicia y la verdad que tanto merece. El reto es monumental –reconoció Olga Sánchez Cordero—, y lo enfrentaremos con todas las medidas que tiene a su alcance el Estado. Empezamos juntos a construir horizontes de esperanza para estar en posibilidades de reconstruir el tejido social. Sin las familias, nunca”.

Por ello, añadió que ante la existencia de una crisis forense y el olvido institucional del pasado, este Sistema es un instrumento de verdad y de justicia. “Estas desapariciones –consideró— no solo deben ser motivo de indignación para los gobiernos, sino para que juntos llevemos a cabo acciones organizadas y se investigue de manera exhaustiva e imparcial todos los casos de desaparición, llevando a los responsables ante la justicia”.

Olga Sánchez Cordero aseveró que es innegable la deuda que tiene el Estado mexicano ante esta terrible situación y destacó que elevar la comunicación entre las familias de personas desaparecidas y los gobiernos, es una instrucción del Presidente de la República, quien durante el acto de reinstalación planteó que en tres meses se evalúe, primero, lo concerniente a instalaciones forenses para la identificación de cuerpos.

Segundo, la instalación de las comisiones en todos los estados y tercero, que vuelva a tener lugar un encuentro como el de hoy, a fin de dar a conocer estos resultados y saber cuál fue el avance. Bajo este contexto refrendó también el compromiso de no enfrentar el grave problema de inseguridad y de violencia con el uso de la fuerza.

Por su parte, el Subsecretario Alejandro Encinas dijo que este Gobierno hereda una deuda histórica de más de 40 mil personas desaparecidas, 26 mil cuerpos y decenas de miles de restos óseos sin identificar, y cientos de fosas clandestinas.

“El Gobierno federal ha asumido su responsabilidad reconociendo la crisis humanitaria, y en materia de derechos humanos y desaparición que vive nuestro país. Partimos de la convicción de que enfrentar este profundo agravio a las familias de las víctimas y a la sociedad mexicana es una responsabilidad del Estado, pero también de que solo con el trabajo en conjunto y articulado con las familias, los colectivos y las organizaciones civiles que los acompañan, se puede encarar y superar esta tragedia para garantizar verdad, justicia, reparación de daño y la no repetición de estos lamentables hechos”.

En este Sistema participarán víctimas, colectivos, organizaciones de la sociedad civil, la academia y autoridades de diversos órdenes de gobierno. “Hablamos de reinstalar el Sistema –especificó— porque, si bien hubo una instalación oficial el pasado 9 de octubre de 2108, ésta no tuvo ningún efecto, y no tuvo ningún resultado. Yo afirmo que fue una gran simulación”.

Asimismo, informó que este Sistema deberá expedir en próximos meses, los lineamientos para la coordinación entre autoridades en materia de búsqueda de personas, así como su investigación; deberá establecer la coordinación con autoridades para el funcionamiento del Sistema Único de Información Tecnológica e Informática para el tratamiento y uso de toda la información para la búsqueda.

En tanto, la Comisionada Nacional de Búsqueda de Personas, Karla Quintana Osuna, recalcó que las obligaciones constitucionales y convencionales de las autoridades son claras en materia de prevención e investigación de la desaparición de personas. “Reconozco profundamente el hecho que el día de hoy se encuentren las más altas autoridades del Estado mexicano, así como las diferentes autoridades que integramos el sistema, frente a las familias con la firme intención de cumplir con nuestras obligaciones”.

Primero –señaló— creando las comisiones estatales de búsqueda y fortaleciendo las que ya existen. Segundo, trabajando de la mano con las fiscalías federal y locales, y aquí hay que subrayar, no sólo las fiscalías especializadas en materia de desaparición, sino también con las encargadas del delito de secuestro y de trata de personas.

Tercero, creando las fiscalías especializadas en materia de desaparición que aún no se han creado. Cuarto, impulsando la creación de las leyes locales en materia de desaparición. Y, quinto, fortaleciendo e impulsando los sistemas forenses.

En su oportunidad, el gobernador de Coahuila y coordinador de la Comisión de Derechos Humanos de la Conferencia Nacional de Gobernadores, Miguel Ángel Riquelme Solís, coincidió que no tener acceso a la búsqueda efectiva, a la identificación forense, a la verdad, a la justicia, a la atención adecuada, a la reparación integral, a la memoria, representa para los fines de una sociedad democrática un fallo estructural en el pacto social. “La reinstalación de este Sistema significa el cumplimiento del deber de implementar de manera adecuada la Ley General de Desapariciones”.

En su intervención, en representación del Consejo Ciudadano, Edna Dolores Rosas Huerta, quien es familiar de persona desaparecida, lamentó que gobiernos anteriores hayan respondido con indolencia, por lo que reconoció la importancia de la presencia del Presidente de la República en la reinstalación de este Sistema, así como la disposición al diálogo y el compromiso en la Secretaría de Gobernación, “quienes ya han interactuado con múltiples grupos de víctimas y organizaciones civiles de ayuda. Celebramos, con enorme esperanza, la reinstalación del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas”.

Asistieron familias de personas desaparecidas, así como representantes de organismos internacionales, servidores y servidoras públicas federales de las instancias relacionadas en la materia, además de gobernadores, fiscales y procuradores generales estatales, y comisionados estatales de Búsqueda de Personas.