El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), a través de la Dirección General de Relaciones Institucionales Nacionales (DGRIN), en coordinación con la Universidad del Valle de México (UVM), llevó a cabo la conferencia magistral “Retos para la justicia electoral en el contexto actual”, sumándose a los esfuerzos de vinculación con distintos sectores de la población encabezados por su magistrado presidente, Felipe Alfredo Fuentes Barrera, desde la pluralidad de actividades que este órgano despliega sobre los principios que definen su agenda con la sociedad.

De esta manera, con las facilidades que otorga la tecnología, en atención a las medidas de contingencia por el COVID-19, el viernes 25 de septiembre el doctor Enrique Figueroa Ávila, magistrado presidente de la Sala Regional Xalapa, expuso ante las y los universitarios que integran la comunidad de dicha institución de educación superior los desafíos que enfrenta hoy la justicia electoral en México y en el mundo, dominados por la pandemia, la incertidumbre, la alta competencia política y el riesgo del abstencionismo, de cara al proceso electoral 2020-2021.

El resultado fue un ejercicio de reflexión de diversas temáticas de trascendencia en la materia, tales como la defensa de los derechos político-electorales en el marco de los derechos humanos; la paridad de género; la protección de los grupos vulnerables; la fiscalización; el cuidado de la equidad en la contienda y del respeto al modelo de comunicación política, cumpliendo con el objetivo de refrendar los lazos con los espacios que garantizan la cercanía con la juventud y de enriquecer la convivencia democrática, la difusión de la justicia electoral y la construcción permanente de un Tribunal comprometido en compartir y explicar su labor.

En paralelo, con la nutrida intervención de las y los asistentes virtuales, el ponente apeló a la importancia de potenciar el interés y las capacidades de las y los jóvenes, así como de la sociedad en su conjunto en el despliegue de la vida democrática impulsando una participación incluyente, para lo cual resulta indispensable fortalecer la confianza en las instancias administrativas y jurisdiccionales encargadas de los comicios en nuestro país, en abono a la cultura de legalidad en materia electoral.

Finalmente, se planteó que las nuevas tecnologías serán fundamentales para impedir que el presente panorama se torne en un obstáculo para los procesos político-electorales, convirtiéndose en oportunidad para explorar nuevos escenarios y obtener mejores resultados, tales como el juicio y las notificaciones en línea, de cara a las recomendaciones de la Organización de Estados Americanos (OEA) y a la propia iniciativa de este Tribunal, dispuesto siempre a poner a prueba su capacidad de adaptación ante las nuevas realidades.