El primer efecto que hemos detectado de la contingencia sanitaria provocada por el Covid-19 en el mercado residencial de la Ciudad de México es la baja de valores, a través de ofertas y facilidades para el pago del enganche, como una forma de los desarrolladores para incentivar el mercado, señaló Jesús Ramón Orozco de la Fuente, Director General de Tinsa México, durante su participación en el webinar “El Mercado Inmobiliario Latinoamericano en el año del COVID-19”, que Tinsa México organizó en forma conjunta con Newmark Knight Frank (NKF).

“Desde principios de abril, hemos visto que los desarrolladores han empezado a generar ciertas ofertas al valor de la vivienda, lo cual no es privativo de México, este fenómeno se está dando en otras capitales de América Latina, como Santiago de Chile o Bogotá. Hasta ahora, la baja de valores había sido difícil de ver en la Ciudad de México, incluso durante el sismo de 2017 no notamos una baja persistente en la ciudad, solo en puntos cercanos a los inmuebles que estaban afectados”, continuó Jesús.

Una crisis como la que estamos enfrentando, afirmó Jesús Orozco, es inédita en los tiempos modernos, por lo que si queremos que el mercado se siga moviendo es necesario incentivarlo. “Hemos identificado que se están dando muchas más facilidades para el pago del enganche, para que la gente no se descapitalice se ofrecen hasta 24 meses para pagar este pago inicial, con lo cual los desarrolladores dan clara señal sobre su interés de incentivar el mercado”, apuntó.

Otro claro efecto de la pandemia es la aceleración en el uso de tecnología, sobre todo si hablamos de desarrolladores grandes, se están generando showrooms virtuales y galerías donde la gente puede seguir haciendo los recorridos con el fin de estimular la demanda durante la cuarentena. Otra aplicación de la tecnología es la formalización de los créditos, si bien es cierto que en América Latina aún no hemos alcanzado los estándares del mercado anglosajón, donde puedes formalizar una hipoteca online de punta a punta, vemos y continuaremos viendo algunos cambios, especialmente en el área de avalúos.

Al referirse a las tendencias que marcará la pandemia, Jesús Orozco afirmó que la casa se está volviendo tanto el refugio, como el nuevo lugar de trabajo, esto seguramente tendrá un efecto en el diseño de nuevos proyectos inmobiliarios, especialmente en lo que se refiere al reforzamiento de la infraestructura de redes, voz y datos, que antes era una preocupación principalmente corporativa. Asimismo, es posible que haya consecuencias en el diseño urbano en términos de hacinamiento, los propios consumidores lo van a empezar a demandar, a pesar de que existan muchos retos que resolver como el costo de suelo y la oferta de vivienda accesible.

Para concluir, Jesús comentó, “en un país como México en el que la movilidad no se restringió totalmente, hemos podido continuar trabajando: áreas de consultoría, entidades financieras, desarrolladores e incluso los compradores de vivienda hemos demostrado una capacidad rápida de reacción. En los próximos meses vamos a seguir aprendiendo y llegando a conclusiones sobre los principales aprendizajes de esta pandemia”.

Acerca de Tinsa México

Tinsa es una compañía multinacional que inició su actividad en el año 1985 y desde entonces ha consolidado su posición de liderazgo gracias a su diversificación y cobertura geográfica. En México, Tinsa ofrece sus servicios desde el año 2000, sus líneas de negocio abarcan la valuación inmobiliaria y de todo tipo de activos, así como consultoría inmobiliaria y estudios de mercado especializados con una metodología que cuenta con los más altos estándares internacionales de calidad.