Al atestiguar el nacimiento de la Organización de Porcicultores Mexicanos (Opormex), que congrega en una sola agrupación a los productores porcícolas del país, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, los convocó sumarse a la lucha del Gobierno de México en favor de la seguridad alimentaria y a consolidar un sector productivo eficiente y sustentable.

El secretario Villalobos calificó de histórico este hecho y celebró la unidad de los porcicultores de México, porque, dijo, es un sector vital para la economía mexicana que juega un papel muy importante en la seguridad alimentaria de México y del mundo, pues sus productos llegan a mercados como Estados Unidos y Japón, entre otros.

En una ceremonia realizada en las oficinas centrales de Agricultura, dijo que la unión de la Confederación de Porcicultores Mexicanos (CPM) y la Organización de Porcicultores del País (Oporpa) es un gran paso para fortalecer al sector, a nivel interno, y consolidar a México como potencia productiva.

Entre los beneficios de integrar la cadena de valor en un solo organismo, destacó la posibilidad de promover a nivel nacional e internacional a la porcicultura mexicana; desarrollar la actividad productiva para ser más eficientes y más sustentables; aplicar un modelo de mejora integral que considere capacitación y bienestar de los productores y la salud de los animales y la certificación y la innovación tecnológica en todos los pasos de la producción, desde la genética hasta el consumo.

Recordó que las puertas de la Secretaría de Agricultura están abiertas permanentemente para dialogar con los productores del país, trabajar juntos en el acceso a nuevos mercados y diseñar esquemas de capacitación y asistencia técnica que eleven la competitividad, la productividad y que permitan llevar el desarrollo a los porcicultores de pequeña, mediana y gran escala.

El presidente del Consejo Directivo de Opormex, Heriberto Hernández Cárdenas, puntualizó que la creación del nuevo organismo representa la consolidación de una gran industria y los cimientos de su crecimiento decisivo.

Es una agrupación, explicó, dirigida por productores, con transparencia y visión empresarial, orientada a lograr la rentabilidad de la porcicultura de pequeña, mediana y gran escala para propiciar el desarrollo de las comunidades más pobres del país en las que se practica esta actividad.

Consideró que la situación actual pone a los productores frente a retos que los invita a consolidarse como una industria moderna, tecnificada, eficiente, sustentable y comprometida con el medio ambiente y la sociedad.

Subrayó que en los últimos años la porcicultura ha crecido entre tres y cuatro por ciento y que sus exportaciones se incrementaron más de 30 por ciento; ahora, dijo, el reto es generar el total de los alimentos sanos e inocuos que demanda el mercado nacional.

Por su parte, Marilú Ábrego, quien funge como secretaria del Consejo Directivo de Opormex, señaló que el propósito de los porcicultores es trabajar unidos para lograr el desarrollo del sector.

Indicó que propondrán políticas públicas en temas como sanidad e inocuidad, así como de normatividad y el marco legal, a fin de dar certeza a la actividad productiva, todo ello, agregó, sin descuidar la protección del medio ambiente y los recursos naturales.

Aseguró que Oparmex se propone trabajar con organismos internacionales afines, como la Organización Iberoamericana de Porcicultura (OIPORC) y el Consejo Latinoamericano de Proteína Animal, y al interior generar un diálogo constructivo, con el fin de privilegiar las alianzas que necesitan los productores para fortalecer el sector.

El presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas, Oswaldo Cházaro Montalvo, consideró que los organismos serios siempre llegan a acuerdos porque sus objetivos son comunes: buscan trabajar coordinadamente por la productividad y la competitividad, para lo cual aprovechan las fortalezas del sector, como el estatus sanitario y el prestigio que tiene la ganadería mexicana en el mundo, pues oferta cárnicos de calidad.

Señaló que esta nueva organización nace dentro de un entorno que vive México y el mundo, a raíz de la emergencia sanitaria y también en temas que son ineludibles, como la transformación que vive nuestro país, particularmente el funcionamiento del Tratado comercial de México con Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el más importante, expresó, en términos de comercio exterior.

Esto implica cambios de paradigmas, hábitos de consumo, comercio, procesos y producción, que tienen que adaptarse a un nuevo escenario.

El director general del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), Luis Fernando Haro Encinas, celebró que aún con la situación que se vive por el COVID-19 el sector productivo mexicano ha sido capaz de abastecer de alimentos suficientes a la población.

Señaló, además, que contar con una sola organización de porcicultores permitirá enfrentar de mejor manera los retos que se presenten, e impulsar el potencial de la porcicultura mexicana.

Luego de firmar una fe de hechos, ante el notario 128 de Ciudad de México, Sergio Navarrete, el presidente de Opormex, Heriberto Hernández Cárdenas, la secretaria del Consejo Directivo del nuevo organismo, Marilú Ábrego, y el tesorero Manuel Santini, rindieron protesta como integrantes del Consejo Directivo, ante el secretario de Agricultura.

En el evento estuvieron también, el director en jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), Francisco Javier Trujillo Arriaga, el director en jefe de la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (Aserca), Arturo Puente González, y el coordinador técnico de la Subsecretaría de Agricultura, Pablo Hernández Alarcón.