Se adhiere México a alianza continental por la seguridad alimentaria y la agricultura sostenible

Agricultura
  • Esta colaboración fortalecerá el comercio intrarregional de las Américas y la agricultura familiar para autoconsumo, en particular de las poblaciones rurales más vulnerables, aseguró la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

México y 33 países de América establecieron una alianza de cooperación estratégica para reforzar acciones en favor de la seguridad alimentaria y la agricultura sostenible, principalmente en las comunidades rurales más vulnerables, informó la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

El acuerdo forma parte de la Alianza Continental para la Seguridad Alimentaria y el Desarrollo Sostenible y la adhesión conjunta a la iniciativa Agua y Agricultura, lo que permitirá dar un paso importante para abordar los desafíos en el sector primario, apuntó la dependencia federal.

Expuso que la alianza se construyó durante las actividades de la Conferencia de Ministros de Agricultura de las Américas 2023 y la Junta Interamericana de Agricultura, que tuvieron lugar en la sede del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) en San José, Costa Rica.

La coordinadora general de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Agricultura, Lourdes Cruz Trinidad, explicó que con esta colaboración se fortalecerá el comercio intrarregional de las Américas y la agricultura familiar para autoconsumo, en particular de las poblaciones más vulnerables, y contribuirá al bienestar de las comunidades.

México considera que la agricultura es un eslabón imprescindible ante los desafíos actuales, como el cambio climático, la inseguridad alimentaria y la desigualdad, y es importante fortalecer una alianza continental al servicio de nuestros productores, especialmente de los de pequeña escala, destacó.

Ante especialistas, académicos y funcionarios de 34 naciones, la funcionaria indicó que esta política se encuentra centrada en “no dejar a nadie atrás ni nadie afuera”, como lo instruyó el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al secretario de Agricultura, Víctor Villalobos Arámbula.

El coordinador general de Agricultura, Santiago Arguello Campos, resaltó la importancia de la reciente modernización del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (TMEC), toda vez que representa 83.8 por cierto de las exportaciones de productos agroalimentarios —agropecuarios, pesqueros y agroindustriales— de México.

El tratado de Norteamérica se encuentra alineado al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), lo que servirá como un instrumento para ayudar a los productores a superar los retos de productividad, sustentabilidad y rentabilidad.

Ello también ofrece la oportunidad de promover una agricultura regenerativa y resiliente para proteger a los trabajadores agrícolas, fortalecer el enfoque de una sola salud (ambiental, suelos, humana, ocupacional y sanitaria) e impulsar el arraigo de las familias productoras, primordialmente de los jóvenes, apuntó.

Arguello Campos subrayó que los programas prioritarios Fertilizantes para el Bienestar, Precios de Garantía, Producción para el Bienestar y BienPesca, así como los de sanidad e inocuidad agroalimentaria han sido clave para acortar la brecha histórica en el campo y garantizar la producción y abasto asequible de alimentos sanos, inocuos y nutritivos a toda la población.

El funcionario resaltó que los apoyos prioritarios se han entregado sin distinción alguna,  principalmente en las zonas más vulnerables, en donde la agricultura familiar o de autoconsumo son el eje del bienestar social.

Los ministros y funcionarios de los 34 estados miembros participantes hicieron un llamado al director general del IICA, Manuel Otero, a ampliar y profundizar las acciones necesarias para la consolidación de la alianza continental, con la convicción de que la agricultura hemisférica desempeña un papel estratégico ante los desafíos globales actuales.

Añadieron que el compromiso político es fundamental para trabajar juntos, con el objetivo de fortalecer la producción agropecuaria, acuícola y pesquera de manera sostenible y garantizar la seguridad alimentaria en las Américas, con soberanía y asequibilidad.