La entrada en vigor del TMEC es el último llamado a revitalizar la economía y el Congreso de la Unión demostró que ni la pandemia por el coronavirus le impidió cumplir con su responsabilidad de legislar en materia del acuerdo comercial y a favor de los mexicanos, expuso la diputada federal Ximena Puente De La Mora, al justificar el voto a favor del GPPRI a la Ley Federal del Derecho de Autor.

Las leyes que aprobamos, señaló, van a permitir generar, mantener y desarrollar empleos bien remunerados que dignifiquen a los trabajadores; abrirán la competencia leal a nuestro sector productivo y permitirán disponer de mejores procesos de comercio digital y competitividad.

Los mexicanos, sus instituciones y la pluralidad política es lo que permite ratificar este tratado comercial porque hoy como en el pasado, se cuidó la constitucionalidad, transparencia y rendición de cuentas y se abordó con mayor precisión el tema de nuestro tiempo, el comercio electrónico.

Explicó que, en la actualidad es posible adquirir contenidos de todo tipo a través de Internet: películas, música, videojuegos, prácticamente cualquier contenido cultural, sin embargo, los medios digitales y las redes sociales también han facilitado el acceso a estos productos sin autorización, en perjuicio de los derechos de los autores, como artistas, intérpretes, editores.

De ahí, la innovación en la Ley Federal de Derechos de Autor, para imponer multas a quien en uso de tecnologías de la información y sin la autorización de los autores, reproduzcan, fabriquen, comercialicen, distribuyan o pongan a disposición del público sus obras.

Sin embargo, a la reforma se le escapan dos problemas relevantes: la grabación ilegal de producciones audiovisuales dentro de salas de cine y la decodificación ilegal de la recepción de las señales satelitales y transmisiones que han afectado por años a las empresas distribuidoras de contenidos por cable, abriendo paso a la reclamación de daños y perjuicios por tales acciones.

La legisladora priista por el estado de Colima, consideró pertinente frente a estos riesgos, cuya legislación quedó en el limbo, que la Cámara de Diputado, conforme una Comisión de Transparencia que actúe como observador permanente y promotor de la lucidez en todo proceso de ratificación y posterior aplicación del TMEC.